Actualidad

Compromiso

La lamentable noticia del atentado terrorista en Nueva York, ocurrido hace poco más de una semana, y que tocó de manera especial a Latinoamérica, al ser cinco de sus víctimas hijos de la ciudad de Rosario - Argentina, nos lleva a reflexionar sobre la importancia de la tolerancia en la sociedad y lo efímera que es la vida.

Diez amigos planificaron en su época secundaria que treinta años más tarde se reencontrarían y emprenderían un viaje; cumpliendo su promesa se encontraron y escogieron ir a Nueva York, ciudad que se marcaría como un destino fatal, convirtiéndolos en las inocentes víctimas del terrorismo que sacude a la humanidad.

Cotidianamente vemos cómo la vida avanza y a lo largo de ella las contradicciones y divisiones que empiezan a gobernarnos se hacen latentes. Así, cada uno de nosotros tiene su forma de mirar la religión, la política, el género, la clase social, las razas, en fin, distintos temas que van formando en muchas ocasiones posiciones intransigentes y radicales que nos convierten en seres humanos poco tolerantes a lo que los demás piensan.

Ante un mundo altamente mediatizado, totalmente “conectado”, la sociedad y cada uno de nosotros corremos el riesgo de empezar a caminar por senderos distintos, olvidándonos de que lo más importante es tratar de construir en cada espacio, un lugar de tolerancia que llevará a construir una sociedad de respeto y paz.

La radicalización de la que hoy la humanidad es víctima, y que genera posturas extremas que nunca se sabe cómo concluirán, nos lleva a plantearnos la necesidad de construir desde nuestro pequeño espacio un ambiente de comprensión hacia las ideas de otros.

Siempre he pensado que lo más importante de un ser humano es que sea buena persona y que no tenga intención de dañar a otros; lo demás, como por ejemplo sus creencias religiosas, culturales, políticas y sociales, son propias de cada cual y merecen respeto. Tragedias como la vivida las semanas pasadas, nos llevan a reflexionar acerca de la importancia de trabajar en la tolerancia hacia el otro como un compromiso necesario en este caótico mundo.