Competitividad 4

  Actualidad

Competitividad 4

De los doce pilares de la competitividad, elegí los que son imprescindibles para nuestro futuro: tamaño de mercado, institucionalidad, clima de negocios para las empresas y hoy cierro la serie con la eficiencia del mercado laboral, en la cual estamos en la posición 117; o sea, hay 117 países que lo hacen mejor que nosotros.

Si tomásemos en serio estos cuatro pilares, nuestro desarrollo futuro daría un giro inesperado hacia el primer mundo, tan anhelado y tan merecido por las riquezas que Dios puso bajo nuestra administración y por la calidad humana de nuestros compatriotas.

Este tema es urgente porque de él depende mucho de la competitividad de nuestros productos de exportación en el momento de la verdad, al comparar los precios cuando competimos con productos de otros países en las perchas de los supermercados europeos, por ejemplo.

Pero tiene también que ver con el costo de nuestra propia canasta familiar, con la calidad de los productos y con el desarrollo humano de ese ser único e irremplazable que es el empleado, el obrero, el agricultor, el funcionario, el empresario, nuestra fuerza pública y hasta nuestros sacerdotes o pastores.

Si el análisis lo enfocamos en el costo de nuestra mano de obra, cuando los cantos de sirena nos hablaban del salario digno y de eliminación de la flexibilidad laboral, y lo establecieron en US$ 386 más beneficios sociales -mientras que en Colombia está a US$ 262, en Perú a US$ 283, en Brasil en US$ 295 y en Argentina en US$ 340-, me imagino que no pensaron que ya estaban dándole ventajas competitivas a las empresas de esos países que son -directamente- competidoras nuestras, y que también encarecían nuestra canasta familiar, ya que en el sitio salariominimo.com.mx se indica que aun con ese salario solamente cubrimos el 60 % de nuestra canasta básica, y tampoco mejoró el empleo.

Desarrollemos todos los factores que tiene este pilar, sobre todo salarios, flexibilización laboral, economía colaborativa, mejora de la productividad, capacitación, competencias laborales, educación dual, alianzas entre empresas y estudiantes. Hay mucho por hacer.