Actualidad

El COIP tiene casi 100 pedidos de reforma

13 juristas analizan la parte estructural del COIP, vigente desde 2014.

Reforma. El Colegio de Abogados de Pichincha se reunió con la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) es el cuerpo normativo que más pedidos de reforma tiene en la Asamblea. A la Comisión de Justicia llegaron alrededor de 100 proyectos.

La Comisión está trabajando en el informe para primer debate que estará en este mes, señala la asambleísta de CREO, Lourdes Cuesta. El legislador Elio Peña, de Pachakutik, precisa que estará listo en unos 20 días. La próxima semana se debatirá el informe, indica Henry Cucalón del PSC.

Pero ese trabajo corre el riesgo, otra vez, de quedar en nada. (La última ley que aprobaron fue la de lucha contra la corrupción que fue vetada totalmente por el Ejecutivo). Con el COIP ese riesgo nace desde la misma presidencia de la Asamblea. Elizabeth Cabezas se reunió, hace 15 días, con abogados y juristas internacionales con un pedido concreto: que hagan una revisión integral del documento legal.

El coordinador del grupo es el presidente del Colegio de Abogados de Pichincha, Ramiro García. Él explicó a EXPRESO que, lo que hay hasta ahora, “son reformas aisladas, contradictorias y no brindan una línea clara de cambio, en muchos casos son expresión de populismo penal”.

Asegura que los temas fundamentales, como los problemas técnicos que tiene en el libro primero, no se han tocado. Y ese será el enfoque de los juristas que ya iniciaron con reuniones periódicas para analizar el Código. Buscarán, dijo, armonizar las normas con la realidad del país en el aspecto jurídico.

Además de García integran el equipo Miguel Ángel Núñez, catedrático de Derecho de la Universidad de Huelva; Javier Fernández, de la Universidad de Oviedo; Miguel Ángel Souto, de la Universidad de Santiago de Compostela; Miguel Díaz y García Conlledo de la Universidad de León; Beatriz Rodríguez y Eliana Zurita, abogadas en libre ejercicio y Ricardo Reyes, de la Fiscalía.

García explica que el COIP, que entró en vigencia en 2014 bajo al auspicio de la llamada revolución ciudadana, adolece de problemas como una inadecuada definición del dolo, del delito omisivo, de la tentativa. Cuenta que en las reformas se plantean cosas como la castración química a los violadores, cuando la reforma debería empezar por lo estructural.

Los catedráticos aspiran a presentar, hasta antes de diciembre, un primer proyecto al margen de los casi 100 que se han presentado en la Comisión.

García dice que pensar en un nuevo Código es demasiado optimista y sería desconocer los avances que existen en el actual. Pero insiste en que una buena reforma o una sucesión de reformas conceptuales y estructuradas con una línea podrían dar un cuerpo normativo penal mucho más racional y coherente.

Cucalón afirma que siempre será importante el aporte de la academia. En la Comisión han recibido sus criterios. Destaca que de las reformas que más se plantearon en la Comisión están las de delitos contra la vida.

El código es un 65 % satisfactorio

Bolívar Vergara

Catedrático universitario y exjuez de la Corte.

Bolívar Vergara fue juez de la antigua Corte Suprema de Justicia. Señala que el COIP en el fondo implementó el sistema acusatorio oral.

Indica que algunas instituciones están en implementación, como el procedimiento abreviado. Pero en la aplicación de ese procedimiento especial Vergara opina que habría que reglamentarse igual que la cooperación eficaz. También deberían revisarse los requisitos sobre la prisión preventiva. El COIP para Vergara tiene un 65 % de satisfactorio.

Gustavo Medina

Exprocurador y expresidente de la Corte Suprema

El exprocurador Gustavo Medina dice que nunca fue partidario que en un solo Código se incorporen tres materias diferentes, conexas pero diferentes.

Medina dice que hay muchos aspectos por mejorar. En materia de corrupción eliminar el informe de la Contraloría como requisito para investigaciones por peculado, concusión y cohecho.

Sobre el procedimiento abreviado opina que esos tratamientos dan lugar a penas mínimas y una vez cumplidas los responsables de las infracciones van a gozar de lo mal habido.

Hay muchos aspectos por mejorar