Chivo expiatorio

  Actualidad

Chivo expiatorio

¡Qué bestia, qué cambio! El país es otro. ¡Qué fiscalizadota! Monumental talla la del jovencito que se lució “destruyendo” a Pólit. Solo que olvidó... acusarlo. Sí, no lo acusó. Y el juicio político es un juicio de acusación. Solo hay que leer la ley: art. 84.-. (El) ...funcionario enjuiciado políticamente... ejercerá su derecho a la defensa, alegando ante el Pleno ...sobre las acusaciones...”. Pero... nuay pes, ...acusación. Y el escrito de Glas está igual o peor: lo “denunciaron”, como en una comisaría, en lugar de acusarlo. Oposición: atender. Si no corrigen, el juicio a Glas será nulo. Ahora se entiende por qué no quisieron recibir el escrito de Pólit. Con eso, se papearon su derecho a la defensa, pues según la CADH, “Toda persona tiene derecho a ser oída... en la sustanciación de cualquier acusación”. No soy defensor de Pólit. Mis críticas han sido tan duras que el diario se vio obligado a publicar una queja suya. Pero al pan, pan.... Pólit dijo lo que nadie de la oposición se atrevió a decir: “Si ya presenté mi renuncia, el juicio es irrelevante y evidencia... su intención de distraer al país del juicio a Glas ...así como la evidente necesidad de contar con un ‘chivo expiatorio’... un “trofeo” para desviar la atención del público de la descomunal carga de corrupción en la que el país se encuentra inmerso, desplazando la culpa del protagonista de la misma (o sea Glas) hacia la competencia de control... No escapa al escrutinio de la opinión pública el show mediático”. ¿Y saben por qué? Porque primero necesitaban el “chivo expiatorio” del que habla Pólit, para demostrar que el país es otro. Que cambió. Que ya tenemos “fiscalizadores” en vez de una tarea de vagos “aplastabotones”. (Dedito, te miro y pienso cuánto te usan). Pero sobre todo, porque Glas es el escudo del verdadero jefe de la banda. Mientras él esté seguro, el otro está protegido. Por eso seguirán haciendo que nos desgañitemos tratando de llegar a Glas. Así nos agotarán y jamás lograremos alcanzar al “niño berrinche”, que ya nos deja. Pero, ¡ojo Lenín! Me huele a teatro de amague, mientras Viny escribe un nuevo guión: El regreso del Jedi.