Cesar Bona: “Es fundamental que padres y docentes trabajemos juntos”

  Actualidad

Cesar Bona: “Es fundamental que padres y docentes trabajemos juntos”

El maestro y escritor español habló con EXPRESO sobre la formación docente y diferentes temas educativos.

Bona estuvo entre los 50 finalistas al Mejor Profesor del mundo para el premio Global Teacher Prize.

El maestro y escritor español, César Bona, está de visita en Guayaquil. En dialogó con Diario EXPRESO, dio su punto de vista sobre distintos temas educativos, haciendo hincapié en la formación docente y en la necesidad de que maestros y padres trabajen juntos para el mejoramiento de la educación y el rescate de los valores.

- ¿Cuál debe ser el rol del maestro actual?

- El rol del maestro es conectarse con los niños y las familias. Estimular el trabajo en equipo, ser ejemplo de los chicos y trabajar por un compromiso social con la naturaleza. Tenemos que tener la mente abierta y estar dispuestos a aprender de todo lo que nos rodea: compañeros, niños y padres. Tenemos que hacer lo posible para que la gente recuerde a un maestro por todo lo que te ha invitado a ser.

- Se habla mucho de que los valores y el respeto se están perdiendo. ¿Cómo hacer para recuperarlos?

- Es importante que el maestro busque acercarse más a la familia y que un padre se acerque más a la escuela. Solo podemos sacar lo mejor del niño en el momento en que trabajemos juntos. En España hay asociaciones de padres y madres de alumnos que canalizan los pensamientos de las familias y los llevan a las escuelas. Debemos tender un puente hacia la comunicación tan necesaria entre docente y familias. Hay pocas cosas, educativamente hablando, que hagan más feliz a un niño, que ver que su padre, su madre y sus maestros trabajan juntos. El diálogo debe ser la parte esencial de todo.

- ¿Cuánto está cambiando la tecnología la forma de enseñar en el aula?

- La tecnología forma parte de nuestra vida y tiene que estar dentro de las aulas. Esta puede ser positiva y, si tiene un uso negativo, obviamente hay que mirar qué podemos hacer para mejorar. Pero no podemos cerrar los ojos a la tecnología ni a educar en su uso responsable.

- ¿Cree usted que Ecuador debería adoptar algún modelo pedagógico en particular para mejorar la educación?

- Siempre tendemos a valorar lo que tenemos más lejos y nos cuesta trabajo hacer lo mismo con lo que tenemos cerca. Hay que valorar lo que tenemos en casa. Conozco que en Ecuador se están haciendo cosas buenas en el campo educativo. Creo que los modelos pedagógicos que funcionan en un contexto, no funcionan en otros; pero lo que sí funciona es que a todos nos gusta sentirnos escuchados, queridos y útiles.

- ¿Cuál debe ser el objetivo de la educación?

- El fin de la educación no es crear seres empleables. Hay gente que solo piensa que hay que formar para trabajar, pero debemos apuntar a crear seres íntegros. Cualquier jefe o compañero requiere gente que vea retos en lugar de problemas, que sean creativos, que sepan trabajar en equipo, respetuosos, etc. Lo que va a mejorar la educación es escuchar más, invitar a que se conozcan uno a otros, a que piensen qué acciones pueden llevar a cabo para mejorar el mundo donde viven. La educación no mejorará metiendo muchas asignaturas en la cabeza del niño que luego va a soltar en un examen para finalmente olvidarlas.

- ¿Hacia dónde debe ir enfocada la capacitación docente?

- Es bueno formarse en la competencia matemática, lingüística, etc., pero más importante es conocernos a nosotros mismos, de ver cómo influimos en los demás y cómo podemos replicar esos conocimientos en la vida real.

- ¿Cuál es la clave para una buena educación?

- No hay una clave en particular, pero debemos empezar por el respeto a uno mismo, a los demás y al medio en donde vivimos.