Cecilia Paredes: “Yo no concibo una universidad sin opinion”

  Actualidad

Cecilia Paredes: “Yo no concibo una universidad sin opinion”

Siguiendo la tradición politécnica, la nueva rectora no piensa empezar de cero, sino continuar y concretar los proyectos a largo y mediano plazo de la institución.

Nueva rectora de la Espol. Doctora (PhD) y magíster en Ciencias por la Universidad Estatal Rutgers, de Nueva Jersey (EE. UU.). Ingeniera mecánica por la entidad politécnica, de la que fue vicerrectora académica en los últimos cinco años.

Habla siempre en plural. Mientras atiende la entrevista, un grupo de colaboradores permanece en la oficina, revisando varios temas y aprovechando los paréntesis para consultarla. Siguiendo la tradición politécnica, la nueva rectora no piensa empezar de cero, sino continuar y concretar los proyectos a largo y mediano plazo de la institución. En lo interno, la ‘Espol del futuro’, que se enfoca en lo académico y la investigación. Allí ubica los primeros temas que atenderá y las primeras decisiones que tomará. En lo externo, la Zona de Innovación del Litoral Ecuatoriano (ZILE), que abarca una Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE) y el Parque del Conocimiento.

- Al término de su gestión, ¿qué logro o cambio principal le gustaría haber concretado?

- Bueno una de las principales cosas para nosotros es tener consolidado un sistema de innovación dentro de la institución, de cara a lo que se viene y que ya está aprobado, que es la Zona de Innovación del Litoral Ecuatoriano.

-¿Considera que la ZILE que impulsa la Espol ha tenido el apoyo político del Gobierno central y de los municipios?

- Totalmente, yo creo que sí porque si no existiera ese apoyo, no la tendríamos como está. El alcalde ha dado su total apertura y apoyo público, se ha comprometido a trabajar en ordenanzas que nos permitan incentivar de alguna manera, desde lo que le compete, el establecimiento de empresas con proyectos innovadores. Entonces sí he sentido que ha habido apoyo gubernamental y municipal.

-¿Cree que en el país, los rectores de las universidades públicas pueden lograr sus objetivos sin tener que alinearse políticamente con los gobiernos; o al menos, sin contradecirlos?

- Ciertamente depender del ingreso fiscal por la gratuidad podría considerarse una limitante; sin embargo, yo no concibo una universidad que no tenga opinión. La opinión debe ser siempre respetuosa y hecha desde lo académico, desde lo técnico. Mientras yo, como Espol, me pronuncie desde lo técnico y desde lo académico, no tendría por qué ser mal vista. Más bien nosotros, cuando criticamos, siempre proponemos soluciones. Creo que ese debe ser el rol de la Universidad, decir cuáles son los problemas, pero también cuál es mi propuesta.

- De lo que usted ha visto, ¿es posible hacer eso en el país?

- Pienso que sí. Bueno, evidentemente con el gobierno y el presidente anterior era más complicado, porque expresar una opinión tal vez un poco contraria a lo que él decía, desencadenaba acciones que no vale la pena tomar. Pero como Espol siempre le expresamos al expresidente (Rafael) Correa nuestra opinión. Le hablamos de la autonomía, de la necesidad de que no nos ahoguen (...) Y con este Gobierno aún más. Se está viendo que el presidente (Lenín) Moreno está dando apertura para que las universidades se expresen. La Politécnica siempre irá a cualquier lugar con una opinión, pero con una propuesta.

- A la Espol se la acusa de tomar una decisión política sobre la tesis de grado del vicepresidente Jorge Glas. ¿Ha afectado eso la imagen de la entidad?

- Depende de dónde se mire. Nosotros tenemos 28.000 graduados. El hecho de que esté uno en el ámbito político en este momento, no desdice de la Politécnica. Si no, qué sería de la Espol. Son 59 años de experiencia, de hacer propuestas de valor al país, a la región. Eso es lo que hay que defender. La mística politécnica no se construyó de un día para otro. Y no se destruye por los actos de una persona. La decisión que se tomó en el caso que usted menciona fue estrictamente académica. Fue discutida a través de una comisión, con un consejo politécnico respaldando esa comisión. De allí, lo que se opine sobre esto es más un tema político que otra cosa.

- La Espol ha tenido dos exvicepresidentes de la República. ¿Le ha representado eso algún tipo de beneficio o ventaja?

- Yo no creo que por haber tenido uno o dos vicepresidentes la Espol está donde está. De hecho, el Ing. (Luis) Parodi tiene su nombre y trabajó mucho por la Espol. La Espol la construyen cada una de las personas que estamos o hemos pasado por aquí y más que nada las propuestas académicas que hacemos. Eso es lo que hace a las instituciones. Y entre paréntesis, creo que en algún momento vamos a tener un presidente de la República...

- ... Y si es mujer, mejor.

- (Ríe)

- A propósito, usted es la primera mujer en este cargo. ¿Cree que ese hecho, de por sí, implica que pueda conseguir un logro o un cambio que no pudiese obtener un hombre?

- Yo soy una firme creyente de la equidad. Y más que de la equidad, de que independientemente de que existan hombres y mujeres, los conceptos son los que tienen que ser tratados. Yo no he llegado a donde estoy gracias solo a las mujeres, estoy aquí gracias al apoyo tanto de hombres como mujeres. Hombres que tienen un pensamiento de equidad. Tal vez soy la que primero llega al rectorado, pero en ese sentido digamos que sí voy a trabajar un poco más en ciertas cosas que a mí me interesan.

- ¿Por ejemplo?

- Por ejemplo, en las carreras de Ingeniería seguimos teniendo un bajo porcentaje de mujeres. Entonces ya estamos por lanzar una campaña de comunicación hacia las mujeres de por qué es importante estudiar carreras de Sistemas, Ciencias y Tecnologías.

- ¿Y qué les dirá a las chicas de los colegios para atraerlas?

- Lo hermoso que es la ingeniería. Que queremos más mujeres aquí para que desarrollen las competencias para resolver los problemas junto con los hombres. Porque desde la visión de las diferentes personas, desde la inclusión, de la diversidad, es donde las soluciones son más enriquecedoras y más efectivas.