Actualidad

La Catolica freno al D. Cuenca

Deportivo Cuenca pagó caro el desorden que mostró, principalmente en el primer tiempo, y fue derrotado por Universidad Católica, ayer en el estadio Olímpico Atahualpa.

Sorpresa. El defensa Robert Arboleda festeja el primer gol del partido de ayer en el Olímpico Atahualpa, ante Deportivo Cuenca.

Deportivo Cuenca pagó caro el desorden que mostró, principalmente en el primer tiempo, y fue derrotado por Universidad Católica, ayer en el estadio Olímpico Atahualpa.

La caída le duele más al equipo de Gabriel Cosenza porque perdió la gran oportunidad de alejarse en la pelea por alcanzar el último cupo en la Copa Libertadores.

Además, porque tras los correctivos que hizo el técnico, en la recta final del encuentro, dejó la impresión de que pudo conseguir algo más.

El equipo morlaco saltó con una propuesta ofensiva a la cancha de El Batán, pero poco a poco perdió la brújula.

La ausencia de Luis Fernando Saritama se notó porque no hubo un organizador. Así, la única llegada de peligro en el arranque fue un cabezazo apenas desviado, por parte del atacante Raúl Becerra. No había un plan de ofensiva, todo era con pases largos para que los delanteros dividan el balón.

Y en su área tampoco tuvieron una mañana feliz. La poca aplicación en la marca le pasó factura cuando Robert Arboleda anotó el primer gol para los camaratas.

Deportivo Cuenca sintió el golpe y trató de juntar las líneas para llegar con jugadas elaboradas. Tuvo una para empatar, con el remate de Walter Chalá que se estrelló en el poste.

Pero en la respuesta Universidad Católica amplió la ventaja en el marcador. Esta vez fue gracias a Luis Escalada.

Con esos dos goles terminó la primera parte.

Para el complemento, el cuadro rojo mantuvo la misma formación y en consecuencia el rendimiento fue idéntico. Dio la impresión de generar peligro, pero el local fue más efectivo y marcó el tercero, gracias a Jhon Cifuentes.

El 3-0 parecía lapidario. Pero el plantel azuayo no decayó. Para entonces ya entraron Luis Saritama y Ronaldo Johnson. Con ellos hubo mayor claridad. Descontó Raúl Becerra y marcó la segunda Juan Pablo Segovia.

A partir de ahí el dominio fue solo de la visita. Universidad Católica empezó a defenderse con varios hombres, pero ni así frenó el ímpetu visitante.

La suerte, sin embargo, le jugó en contra. El balón se estrelló dos veces más en el poste. En la última, a dos minutos del final, Raúl Becerra estrelló el balón en el arco y el rebote lo tomó Chalá. Su remate salió desviado.

Al final, hasta el entrenador rival, Jorge Célico, reconoció que el equipo cuencano mereció un poco más.