Los cambios tributarios ayudaron a la firma del acuerdo minero con Lundin Gold

  Actualidad

Los cambios tributarios ayudaron a la firma del acuerdo minero con Lundin Gold

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Los cambios dieron resultado. La firma del acuerdo entre el Gobierno y la canadiense Lundin Gold para la explotación del proyecto minero Fruta del Norte se concretó gracias a las últimas reformas tributarias.

A decir de Javier Córdova, ministro de Minería, la estabilidad tributaria de 15 años para las inversiones mineras, gravar el impuesto a las ganancias extraordinarias solo después de recuperar la inversión y reintegrar el IVA a las exportaciones desde 2018 (que se aprobó a finales del año pasado) motivaron la firma del acuerdo para sellar el contrato en junio. Ayer se realizó, en Quito, la suscripción con la canadiense.

Otro de los motivos, según el funcionario que gestionó el trato, es que Lundin consiguió el financiamiento y que el proyecto es atractivo. Fruta del Norte, ubicado en Zamora, tiene cerca de 9,8 millones de onzas de oro y 15 millones de onzas de plata.

¿Qué gana el Estado? Rafael Poveda, ministro coordinador de Sectores Estratégicos, explicó que uno de los alcances del acuerdo es el adelanto de regalías por 65 millones de dólares. En junio, cuando se firme el contrato, la empresa entregará 25 millones. En 2017 hará otro desembolso por 20 millones y, para 2018 llegarían los 20 millones restantes.

El Estado tiene derecho al 5 % de las regalías por la venta de minerales.

Otro ingreso será el tributario. El estimado del Ministerio de Minería es que habrá, al menos, 1.000 millones de dólares por impuestos cuando la explotación arranque.

Antes de la explotación habrá, además, una inversión de 1.000 millones de dólares por la construcción de la mina. Este año se invertirán 65 millones de dólares, hasta 2018 se inyectarán los otros 935 millones de dólares.

En mano de obra, Lundin espera contar con 2.000 trabajadores en la etapa de construcción. Ya en la extracción se crearán unas 1.000 plazas de empleo.

El contrato, de 25 años, será firmado tras 18 meses de Lundin en el país. Antes, el proyecto estaba en manos de Kinross. JMF