Actualidad

La caida general de comercio exterior equilibra la balanza

La caída general de comercio exterior equilibra la balanza

Menos exportaciones y menos importaciones, igual a superávit en la balanza comercial. De los 10 meses del año, Ecuador ha conseguido mantenerse en los últimos siete con cifras comerciales en positivo. Hasta en $ 1.201,8 millones superaron las ventas a las compras al exterior, según el reporte del Banco Central de Ecuador, de enero a octubre. Lo preocupante es que ambos rubros se achicaron.

La caída del consumo y las restricciones derivadas de las salvaguardias se reflejan en una cifra superadelgazada en las compras que Ecuador realiza en el exterior: 12.576,6 millones de dólares, de enero a octubre. Mientras que el año pasado sumaban 5.000 millones más (un -28,5 %) y en 2014, en momentos donde el petróleo aún era un recurso de peso para la economía, casi 10.000 millones más (un -42,5- %).

Pero a las exportaciones no les ha ido mucho mejor. En un mundo competitivo donde el dólar apreciado deja en desventaja a los productos ecuatorianos frente a los de países con moneda propia devaluada y con un petróleo que, pese a la recuperación, no alcanza una cotización suficiente para dejar réditos en las arcas estatales, las exportaciones de Ecuador han bajado un 12 %. Se colocan a 13.778,4 millones de dólares de enero a octubre, cuando hace un año, en el mismo período llegaban a los 15.661,3 millones de dólares y en la última etapa de la época de bonanza, en 2014, eran 22.036,4 millones de dólares (un - 37,4 %).

Petróleo barato, gasolina barata

Casi 7.300 millones menos. Las cuentas estatales han tenido que estrecharse significativamente desde 2014 ante la caída del precio del petróleo, pese a haber aumentado la producción. Ahora bien, el Estado también se ha ahorrado más de 3.400 millones en combustibles y derivados que, como el petróleo, han costado menos y también se han importado menos. En consecuencia, la balanza comercial petrolera se mantiene en positivo, con 2.423 millones de dólares de exceso, aunque lejos de los 6.400 millones que quedaban hace dos años.

Los Íconos de las ventas, a la baja

Casi todos los productos de exportación que más dólares atraen al país han reducido su cuota de mercado. El banano ha vendido un 3,5 % menos; el cacao, un -8,7 %; el atún y pescado, un -4,6 %; el pescado enlatado un -4,6 % y las flores, un -2,4 %. Esos pilares de la exportación a la baja acumulan casi $ 4.500 millones en ventas, es decir, casi la mitad de las exportaciones. Pero el camarón, cual vigilante de la playa, socorrió el balance. Vendió $ 2.140 millones y creció un 13,1 %. El café se estancó en un 0,2 %.

Ni materia prima ni bienes de capital

Sean las salvaguardias, como denuncian los empresarios, sean la merma en la inversión productiva, lo cierto es que las importaciones de bienes de capital son las más golpeadas por el contexto de contracción económica. Hasta un 30,6 % menos, en dólares, se importó maquinaria y equipamiento para las empresas, superando la caída general de las compras en el extranjero (-28,5 %), con especial énfasis en los equipos de transporte. Las materias primas tampoco se salvaron (-22,5 %), sobre todo para construcción.

Excepciones a la dieta comercial

No a todos les va mal en comercio exterior. El abacá es el mejor ejemplo, con sus 20,4 millones de dólares, exportó de enero a octubre un 73 % más que en 2015. Lo mismo con el rubro de Fruta, un 54 % más. O la harina de pescado (27,3 %), maderas prensadas (15,9 %), otros elaborados del mar (0,5 %), el tabaco en rama (0,4 %) y, entre los productos de exportación tradicionales, el café (0,2%). Ahora bien, en total suman 680,7 millones de dólares.