Actualidad

Cabanon DLPM

El teórico de la arquitectura Nikolaus Pevsner decía que un cobertizo para bicicletas es una construcción mientras que la Catedral de Lincoln es una pieza de arquitectura. Lo aclaraba, además, en el sentido de que “Casi todo lo que encierra el espacio en una escala suficiente para que un ser humano se mueva es una construcción” mientras que “el término arquitectura sólo se aplica a los edificios diseñados con un fin estético”. Sin embargo, contrario a lo que plantea Pevsner, no importa el tamaño ni la escala de un edificio, lo que importa es su complejidad y su valor estético para que pueda ser considerado una obra de arquitectura. En ese sentido un cobertizo de bicicleta también puede ser una pieza de arquitectura.

Hace dos años el jurado de la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito así lo entendió, al otorgar el primer premio nacional y panamericano a una casa construida en caña guadúa en la población de Convento, Provincia de Manabí. La semana pasada, por segunda ocasión consecutiva, obtuvo nuevamente el Primer Premio, nacional y panamericano, y en similar categoría, al Cabañón DLPM, una vivienda de ladrillo y caña, integrada al paisaje de un acantilado frente al mar manabita.

Como un guiño al Petit Cabanon de Le Corbusier, tanto en el nombre de la casa como en la adopción de la rampa, los arquitectos Juan Carlos Bamba, Alejandro González e Ignacio de Teresa, españoles de origen y guayaquileños de adopción, quienes llegaron al país para integrarse como docentes de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, reconfiguran el concepto de espacio interior de una vivienda al desarrollar un ambiente fluido, sin límites, en el que la rampa adquiere protagonismo y deja de ser el elemento de conexión entre los niveles para convertirse en sí misma un lugar lúdico para habitar.

Algo está cambiando en la arquitectura del mundo. Lo interesante es que ese cambio se está dando desde el sur de nuestro continente. El trabajo de estos tres arquitectos, de Enrique Mora, Natura Futura, Al Borde, entre otros, lo ratifica.

colaboradores@granasa.com.ec