Actualidad

Cabalgata en Quevedo, mas que una tradicion

Mujeres, niños y familias enteras participaron en la tradicional cabalgata de la confraternidad quevedeña, que recorrió las principales calles de la urbe.

Personajes. Las mujeres jinetes tuvieron una excelente participación en la tradicional cabalgata.

Mujeres, niños y familias enteras participaron en la tradicional cabalgata de la confraternidad quevedeña, que recorrió las principales calles de la urbe.

La tradición inició hace 12 años cuando se formó el club de caballistas El Corcel y desde entonces, cada año en octubre, se unen más jinetes con jean, sombrero, camisa a cuadros y por supuesto sus mejores caballos. Sepa que incluso llegan desde otras ciudades del país, ya sea para desfilar o únicamente observar el paso.

Otros infaltables son los cantantes de vallenato, tecno cumbia y mariachis, quienes desde una plataforma entonan el galopante caminar de los caballos y el día de los quevedeños que se vuelcan a las calles para disfrutar la cita.

Para Daniel Manobanda, presidente del club El Corcel, esta tradición montuvia le pertenece a Quevedo. Para demostrarlo se preparan con dos meses de anticipación y trabajan duro para que esta tradición no se pierda y la experiencia sea la mejor del país.

“Las cabalgatas hacen amigos, unen a las familias y nos dejan un recuerdo ameno... Si bien este animal hoy es utilizado solo en las labores de campo, antes era un medio de comunicación y transporte. Les debemos mucho”, explica.

Así mismo señala que parte de su motivación es el amor que siente por los caballos y la preparación que ha tenido sobre estos. “Son muy nobles y para dedicarse a ellos se necesita tener pasión, amor, adiestramiento y cuidado. Ellos deben ser tratados como si fueran parte de la familia”.

Es más, las personas que montan sus corceles saben lo que hacen, han crecido en los corrales lidiando y amaestrando a esas ‘bestias’ que les llaman mucho la atención.

En Quevedo predomina el de raza criolla, pero también hay colombianos, árabes, españoles, entre otros, según el gusto de sus dueños.

Al club El Corcel están asociadas unas 30 personas y existen 60 caballos, los cuales son llevados a exposiciones dentro y fuera del país. Hasta han ganado varios premios.

Pero en el evento no todos los animales son de paso, pues hay apertura para todos, no importa la raza, la edad, ni el color... El único requisito es que el cabalgador sea el mejor de todos; hombre, mujer, adolescente o niño.

Las mujeres en particular se llevaron los aplausos este año. Demostraron, según los asistentes, una gran conexión con este querido animal y dominio del paso.