Los baches se reparten por los cuatro puntos cardinales

  Actualidad

Los baches se reparten por los cuatro puntos cardinales

Una trampa de unos seis centímetros de profundidad sorprende a quienes, de este a oeste, circulan por el kilómetro 2,5 de la avenida Juan Tanca Marengo.

Peligro. En un espacio de seis metros cuadrados de la Tanca Marengo hay una decena de cráteres.

Una trampa de unos seis centímetros de profundidad sorprende a quienes, de este a oeste, circulan por el kilómetro 2,5 de la avenida Juan Tanca Marengo.

En ese espacio de la calzada hay una decena de huecos y baches que la mayoría de los conductores no logra sortear. Estos resultan más peligrosos cuando el sector está cubierto por el agua, producto de las lluvias.

Aunque no de similar magnitud, en el norte de la ciudad hay otras vías con problemas en la calzada. Es el caso de la avenida de las Américas y Hermano Miguel, Colinas de los Ceibos y la avenida Francisco de Orellana.

“El detalle es a quién le reclamamos por las consecuencias de estos obstáculos”, manifiesta el taxista Tomás Perero, quien dijo haber invertido 150 dólares en nuevos amortiguadores tras una brusca caída que soportó en la Juan Tanca Marengo.

También hay molestias en los puentes, debido al mal estado de las juntas. Un ejemplo es el viaducto del kilómetro 6,5 de la vía a Daule (La Prosperina).

“Las opciones son frenar de manera brusca o resignarse a que el vehículo sufra la fuerte caída”, dice Reinaldo Soledispa, quien conduce un furgón.

Los baches no son exclusivos del norte, sino que se distribuyen por los cuatro puntos cardinales de la ciudad.

En el centro hay vías importantes que por su estado aumentan problemas al tránsito, como José Mascote, que es parte del corredor de buses urbanos.

Otra ruta de transportación pública afectada por los enormes huecos es la Luis Vernaza.

El sur también tiene afectadas vías claves. La desaparición de carpeta asfáltica en un tramo de la avenida 25 de Julio dificulta el tránsito desde Las Acacias hacia el puerto marítimo.

El motociclista Ricardo Carrasco recuerda que en cierto momento laboró la maquinaria municipal, “pero al parecer el asfalto es de mala calidad”.

Moradores de la Floresta 2 y Guasmo Sur se quejan porque hay calles que permanecen descuidadas desde hace varios años.

Mientras en el oeste hay problemas en calles cercanas al estero; así como en las bajadas de los puentes Patria y Portete.

En una nota que publicó Diario EXPRESO el pasado 8 de febrero, el director municipal de Obras Públicas, Jorge Berrezueta, dijo que se destinan alrededor de 15 millones de dólares en el plan de mantenimiento vial.

Durante el invierno, debido a las constantes lluvias, efectúan programas de bacheo específicos, para luego del temporal desarrollar planes más amplios. Entre los sitios intervenidos en estos días están la cooperativa Santa Mónica (Primer Pasaje 1A); calle Asisclo Garay; así como vías de Sauces 4.