Los asambleistas alternos demandan mejoras salariales

  Actualidad

Los asambleistas alternos demandan mejoras salariales

Descontentos. Los asambleístas alternos se quejan de su situación laboral. No es la mejor, dicen.

Un grupo de estos legisladores del movimiento gubernamental, casi desconocidos, presentó observaciones a la reforma de la Ley Orgánica de la Función Legislativa. Esta se pule y ultima en la Comisión de Participación Ciudadana de la Asamblea Nacional.

Estos ‘dobles’ de los titulares piden cambios en la norma porque el pago que reciben es limitado y bajo.

Ellos, que también son 137, reciben una dieta de 180 dólares por sesión, sea del plenario o de las comisiones. “Gastamos en transporte, alojamiento y estadía. Entonces, de esos 180 dólares que nos dan, solo quedan 60”, dijo a EXPRESO la alterna y cabeza de este grupo de ‘rebeldes’ del oficialismo, Irma Gómez.

Por eso, piden que cuando el legislador alterno sea principalizado, se reconozca todos los beneficios de ley en forma proporcional al percibido por el titular.

Otro problema de los suplentes de provincias es que si van a las convocatorias al pleno, que generalmente son martes y jueves, también tienen que quedarse el miércoles en Quito. Para ellos, los gastos de ese día extra salen de sus bolsillos.

¿Qué proponen? El pago de los días intermedios cuando asisten a las convocatorias de las sesiones en una misma semana. “No es justo, a los principales les pagan los días que faltan si tienen una excusa o un permiso. En cambio a nosotros solo por sesión asistida”, se quejó Gómez.

Según este grupo, eso explica por qué los alternos son “desertores” y prefieren no asistir ni a las comisiones ni al plenario.

La legisladora de Alianza PAIS por Manabí, Isabel Mosquera, confirmó que la situación de sus pares sustitutos no es la mejor. Ella ya fue alterna y entiende lo que pasa.

“Se requiere más humanidad. Hay problemas. Los alternos no tienen una buena situación”, dijo.

La parlamentaria Mónica Brito, quien fue principalizada en reemplazo de Raúl Patiño, explicó que las licencias por enfermedad de los titulares impiden que los alternos puedan cobrar. “Es necesario regular la ley, hay asambleístas que no van al pleno ni a las comisiones”, subrayó.

Es el caso del legislador José Zapata, por ejemplo, que no asiste mucho a las sesiones del plenario. Según un informe del Observatorio Legislativo, de 393 votaciones, este verde flex aplastó el botón de su curul solo en 90 veces, mientras que su suplente Grace Serrano lo hizo 234 veces.

El legislador del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero, Ramón Terán, reconoció que los alternos sufren un problema económico. “Deben subir las dietas para ellos, lo que reciben en la actualidad no les alcanza para cubrir los gastos”, comentó a este Diario.

Él principaliza a su alterna una vez al mes. Eso significa, que ella gana 2.160 dólares al año. “En mi partido no hay ninguna regla para la participación de los alternos”, señaló.