Actualidad

Amores de Wagner

1834, Wagner se casa con la actriz Christine Wilhelmine “Minna” Planer quien poco después lo abandona por otro hombre. Ella regresa al hogar, mas la relación transcurrió penosamente durante las 3 décadas siguientes. Luego Wagner se enamora de la escritora Mathilde Wesendonck, mujer del comerciante de sedas Otto Wesendonck, seguidor de la música del compositor. En 1852, Otto puso a disposición de Wagner una casa de campo en su finca. El compositor se fue enamorando de la esposa de su patrono y aunque Mathilde parecía corresponder en algo sus sentimientos, no tuvo intención de poner en peligro su matrimonio. El difícil romance finalizó en 1858, cuando Minna interceptó una carta de Wagner a Mathilde.

Wagner, parece que inspirado en ese amor truncado, estrenó Tristán e Isolda el 10 de junio de 1865 en el Teatro Nacional de Múnich. El director fue quien fuera su amigo: Hans von Bülow, cuya esposa Cósima (hija de Franz Liszt, protector de Wagner) había dado a luz en abril a Isolde, que no era hija de Büllow sino de Wagner. Cósima era 24 años más joven que Wagner. El indiscreto episodio amoroso escandalizó a Múnich. Años después contrajeron matrimonio. La carrera de Wagner tomó un giro inesperado en 1864, cuando el rey Luis II de Baviera (“El Rey Loco)”accedió al trono a la edad de 18 años. El joven rey, que admiraba las obras de Wagner desde su infancia, invitó al compositor a Múnich y con sus tendencias homosexuales probablemente sintió gran atracción por Wagner. Pagó las cuantiosas deudas del compositor, le financió gran parte del Teatro en Bayreuth y su casa en la misma ciudad, bautizada Wahnfried, que fue utilizada por la familia Wagner hasta la muerte del nieto Wieland Wagner en 1966. Estas enormes donaciones, otras edificaciones y excentricidades probablemente ayudaron al dictamen médico que lo declaró, finalmente, incapacitado para gobernar al pobre Luis II que tuvo una extraña y sospechosa muerte ahogado junto a su psiquiatra en el lago de Starnberg en 1886. Se dice que dos hombres “amablemente” le acompañaron hasta el lago.