Con esos amigos...

  Actualidad

Con esos amigos...

Lenín Moreno debe sentirse preocupado por la forma como Rafael Correa está dirigiendo su campaña electoral. Entró a ella, no se puede negar, hipotecando su posibilidad de terciar como independiente, y evitar así ser juzgado como corresponsable de los desaciertos y equivocaciones del régimen.

Ese primer golpe debió ser tomado como referente para definir una estrategia orientada a evitar contaminaciones. Esto no ocurrió, y mientras Lenín asome como prohijado incuestionable de su promotor, sentirá, y resentirá los efectos de esa realidad, reflejados en una continua disminución de las preferencias de acuerdo a lo que dicen las diversas encuestadoras.

Y es que las actitudes y decisiones correístas no se apartan de esa línea unidireccional y retobada de actuar. El trato que el Gobierno da a las Fuerzas Armadas, por ejemplo, crea en la opinión ciudadana una sensación de desconcierto y de pesimismo. La gente observa una franca ruptura entre el oficialismo civil y aquellas; y al mirar y sentir la agudización de la violencia social, el crimen organizado y el narcotráfico, se siente desprotegida e insegura.

Observa también la población, sin explicarse, cómo disponiendo de recursos voluminosos el IESS tiene que acudir a un agresivo endeudamiento externo para realizar sus obras, y ampliar y mejorar sus instalaciones en el ámbito de la salud.

Y para colmar el panorama de deslices y contrasentidos, esa voluntad, asumida suprema, otorgó, con pandereta y barullo, la condecoración Manuela Sáenz a la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Y lo hizo con desparpajo, sin reparar en la contundente convicción nacional, continental y mundial, de que la mencionada señora tiene cuentas pendientes con la justicia de su país por una serie, cada vez más numerosa, de casos.

Va a ser en extremo duro para Lenín Moreno afrontar estos escollos, provenientes de una personalidad para la cual su palabra es la única. Y, en esa línea, las consecuencias para su candidatura pueden ser letales.

colaboradores@granasa.com.ec