Aguaje golpea de nuevo con fuerza en costas manabitas

  Actualidad

Aguaje golpea de nuevo con fuerza en costas manabitas

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Las autoridades de socorro y municipales de los cantones Jama, Manta, Jipijapa (Puerto Cayo), Bahía de Caráquez, Portoviejo (Crucita) y de la costa sur de Manabí, nuevamente se vieron en apuros ante el fuerte oleaje que volvió a golpear caletas de pescadores en los balnearios, entre la mañana y tarde del domingo y la madrugada del lunes.

En el sitio El Matal, del cantón Jama, las olas volvieron a llegar a las viviendas, que se inundaron. El suceso llevó un gran susto a sus pobladores.

Esta pequeña comunidad de 3.000 habitantes tiene asentada su población cerca de la playa y está siendo afectada desde los primeros aguajes. Algunas de estas viviendas ya fueron destruidas por el mal tiempo en meses pasados.

Un pequeño malecón, que fue construido en el 2014 a un costo de aproximadamente 300.000 dólares, también corrió con la misma suerte, de acuerdo con información obtenida de sus autoridades.

“Desde ayer (domingo) se observaban olas hasta de tres metros de altura; algunas viviendas se inundaron y estamos sacando las cosas para ponernos a buen recaudo”, señaló Víctor Delgado, un nativo de la zona.

La emergencia puso en alerta a los pobladores del sitio. “En la madrugada (del lunes), nadie pudo pegar el ojo porque el mar aún no estaba calmado”, relató Delgado.

En Los Esteros y Santa Marianita, en Manta, las olas llegaron hasta las escolleras colocadas cerca del malecón de esos sitios. El agua pasó hasta la vía y provocó malestar en los conductores.

En Manta, dos personas fallecieron el pasado domingo, tras ser arrastradas por olas de casi cuatro metros de altura.

La Armada del Ecuador, a través de sus retenes navales en estas poblaciones, monitorea constantemente y advierte a los visitantes sobre el peligro del fuerte oleaje.

En Puerto Cayo, las olas alcanzaron altura de más de tres metros, según los pobladores de esa comunidad.

“Aquí se puso a buen recaudo las embarcaciones y se tomó muchas precauciones en las faenas de pesca”, manifestó Rafael Miranda, pescador de la zona.

Personal del Cuerpo de Bomberos, ECU-911, Secretaría de Gestión de Riesgos y cada Comité de Operaciones Emergentes (COE) de los cantones manabitas, evalúan los daños y socorren a las personas de los lugares más afectados.

En las próximas horas se prevé olas con más intensidad, según pronósticos del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar).