Actualidad

La Aerovia avanza en medio de un litigio

El proyecto de la Aerovía, que unirá a Guayaquil con Durán, hizo una momentánea parada la mañana y tarde de ayer en una de las salas de audiencia de la Corte Provincial de Justicia.

Ayer fue la audiencia para dejar sin efecto la decisión de un juez que suspendió la expropiación de un predio.

El proyecto de la Aerovía, que unirá a Guayaquil con Durán, hizo una momentánea parada la mañana y tarde de ayer en una de las salas de audiencia de la Corte Provincial de Justicia.

Hasta ese lugar acudió el Municipio de Durán para solicitar la suspensión de la orden de un juez que dejó sin efecto el proceso de expropiación del terreno en el que precisamente se construirá la estación principal de este sistema de movilización masiva.

La audiencia duró dos horas. Durante ese lapso, los jueces Mauricio Espinoza, Jessy Monroy y Carlos Zambrano no solo escucharon los argumentos de los representantes legales del Municipio, sino también de la empresa Vimare, dueña de un terreno de 14.400 metros cuadrados en el que se ha proyectado la construcción de la estación principal de este sistema de transportación aérea.

“La empresa no se opone a la expropiación, con lo que no está de acuerdo es que se cumpla este proceso sin seguir los mecanismos constitucionales y legales pertinentes”, le respondió a EXPRESO José Miguel Ledesma, abogado de Vimare.

Entre 10 a 20 días tienen de plazo los jueces para dilucidar si dejan sin efecto la resolución del juez Roberto Angulo o de dar paso al proceso de expropiación.

Sobre este punto, Andrés Roche, gerente general de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), quien también estuvo presente en la audiencia, espera que haya una resolución lo más pronto posible.

“Porque esto conlleva un interés que va más allá de lo particular” y se está “deteniendo un proyecto que influye en 40 mil personas”, agregó Roche.

El principal de la ATM también considera que si el cuestionamiento por parte de la empresa dueña del terreno es de forma -cómo se sustentó la expropiación-, lo que queda es que el Municipio de Durán corrija si “es que ha citado artículos que no debieron citarse”, algo que debe verse en una fase administrativa.

Mientras en la plazoleta Estrella de Octubre (avenida Quito y Piedrahíta), en donde quedará la estación de la Aerovía, continúa el montaje de cinco paraderos metálicos (dos de 96 metros cuadrados y tres de 12 metros cuadrados).

La infraestructura reemplazará a las carpas que albergan a los pasajeros de las tres líneas de buses que van a Durán (81 Panorama, 17 de Septiembre y 16 de Octubre); además de las 19 unidades que tienen como destino La Aurora.

Los trabajos avanzan en un 40 % y finalizarán en un mes. Pero ¿por qué invertir alrededor de 79.000 dólares en una obra que luego hay que retirar por la Aerovía?

El director de Planificación de la ATM, Fernando Navas, indicó que los paraderos tienen un diseño que permite su desmontaje inmediato.

“Precisamente por la estación de la Aerovía es que una vez que entre a operar se reubicarán los paraderos de buses, porque al tratarse de un mismo origen-destino no pueden estar juntos”, remarcó.

Los paraderos contarán con cubierta de policarbonato, señalización para las personas con discapacidad, cámaras de seguridad y botón de pánico.

Esta obra, que tiene un plazo de ejecución de dos años, tiene un financiamiento local de 144 millones de dólares, mientras que el consorcio Poma-Sofratesa aporta con otros 20 millones. JPZ/RGS