Actualidad

El acuerdo con el ELN, a la ‘sombra’ de las FARC

Ecuador asumió el reto. El país será la sede del inicio de las negociaciones, en búsqueda de un acuerdo de paz, entre Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). ¿Cuál será su rol?

 El 21 de septiembre de 2015, el presidente Rafael Correa fue el anfitrión del acercamiento y posterior acuerdo entre los mandatarios de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Nicolás Maduro, por las tensiones en frontera. Los resultados a mediano

Ecuador asumió el reto. El país será la sede del inicio de las negociaciones, en búsqueda de un acuerdo de paz, entre Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). ¿Cuál será su rol? Expertos internacionalistas tienen diferentes puntos de vista con respecto a las acciones que hará el país desde el 27 de octubre.

Los consultados por EXPRESO consideran que este es un paso trascendental para sellar la paz en el vecino del norte. En ese marco, la sola aparición de Ecuador ya deja una buena imagen. “Es un rol trascendente, histórico e importante. Básicamente establecerá las condiciones necesarias para que las partes puedan llegar a un fin específico”, señaló el internacionalista y catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Santiago Basabe.

Sin embargo, Basabe cree que este nuevo acuerdo estará “a la sombra” de la terminación de las negociaciones entre Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ese proceso quedó sin final luego de la negativa de los colombianos en las urnas.

Para él, el diálogo con el ELN debería ser más rápido. El catedrático considera que el terreno recorrido con las FARC ayudará al proceso de negociación y de obtención del acuerdo de paz.

Sebastián Mantilla, director del Centro Latinoamericano de Estudios Políticos (Celap), es menos optimista. Considera que los diálogos con el ELN serán mucho más difíciles que con las FARC.

¿Por qué? El ELN “es una guerrilla mucho más ideológica, doctrinaria, con la que es más complicado negociar”, ya que no van a ceder en muchos aspectos. “Estas negociaciones van a ser mucho más duras que con las FARC”, acotó.

Bajo esos supuestos, ¿el Gobierno ecuatoriano está preparado para ayudar en las negociaciones? Mantilla asegura que para este proceso el país requiere de personas altamente formadas en solución de conflictos.

Los especialistas coinciden en que estas negociaciones estarán sujetas al avance de las nuevas conversaciones con las FARC. “Es poco probable que el ELN llegue a un acuerdo final sin conocer en qué deriva el tema de las FARC”, aseguraron.

El excanciller, José Ayala Laso, ve el vaso medio lleno. Sostiene que Colombia y el ELN aprendieron de lo sucedido con las FARC. “Tanto el ELN como el Gobierno saben que tienen que ir por otro camino, un camino más restrictivo en cuanto a ventajas para los exguerrilleros y más ceñido a la justicia ordinaria de Colombia. Eso pidió el pueblo colombiano”, afirmó a EXPRESO.

Además, dijo que no se puede hablar de Ecuador como un mediador. Para él, el país solo ofreció su territorio como sede para que se lleven a cabo los diálogos entre las partes y nada más. RRG