Actualidad

Se fueron

Con la tristeza infinita que resiente y agobia a quien se sabe de más en cualquier sitio, y no porque hubiese acabado su tiempo, cuanto porque el ambiente se les volvió agresivo y hostil, se fueron. Sí, así se fueron una gran cantidad de profesores fiscales que anticiparon su jubilación o la aceptaron sin chistar, teniendo los requisitos aunque no las ganas. Así también vendieron renuncias y corrieron.

La educación pública perdió sin duda un enorme grupo de gentes que estando preparadas y teniendo valores y principios, no pudo soportar más el acoso estudiantil que cada día enrarece el ambiente de nuestros colegios nacionales.

La amenaza abierta o velada, las pandillas imponiéndose, la necesidad de tranzar con sus líderes para conseguir mejores comportamientos, el daño de vehículos entre otras cosas, hartó al docente fiscal.

Se fueron por desconcierto y dolor, reconociendo que el preservar su tranquilidad emocional y sus bienes les haría lucir timoratos y cobardes, pero sabiendo que “el mal de la olla solo lo conoce la cuchara”. Optaron por dejarse ir.

Acaso ahí también se explican las circunstancias actuales de la educación pública, porque llegaron nuevos y meritocráticos docentes, pero muchos de ellos desvocacionados o simplemente motivados por un ingreso y por tener que subsistir, aceptaron la inseguridad de un enrolamiento por contrato que no les dio garantías, que no los acogía y amarraba y que más bien los convertían en sumisos obsecuentes de las decisiones superiores.

El nobel profesor envuelto en mil diplomas pero no preparado para ser maestro, sin la vocación, sin el amor y la entrega que la educación de estos tiempos exige y a cántaros, no resultó ser puntal suficiente para soportar el problema áulico de hoy.

Enfrentado a aulas masivas, entrega aquí y ahí lo que aprendió y espera angustiado sin desarrollar nexos, la hora del timbre para marcharse.

Se fueron y los dejaron ir, porque hacían espacio para que otros más útiles vinieran, pero acaso así se perdió la opción formadora de nuestra educación fiscal.