Actualidad

8 de Noviembre: libertad y region

Un día como hoy se selló la libertad de la antigua Provincia de Guayaquil. El evento revolucionario independentista del colectivo guayaquileño fue el 9 de Octubre de 1820, pero el 8 de Noviembre, Olmedo y un grupo de patriotas decidieron crear el Estado independiente y soberano llamado Provincia Libre de Guayaquil. Ese fue un momento histórico, decisivo y determinante para todo el país. Se da en un lugar que no era solo un cantón sino la provincia de Guayaquil, y que comprendía no únicamente la provincia actual sino el conjunto de la región litoral (Guayas, Manabí, El Oro, Santa Elena, Los Ríos, Cañar, y parte del norte de Esmeraldas en Ecuador y Tumbes, hoy en el Perú. Incluyendo las Galápagos). Por eso desde ahí hasta hoy este día está marcado por un importante significado sociopolítico. Conjuga y fusiona un proyecto de libertad, insurrección e independencia en un espacio regional. También expresa la voluntad y decisión histórica de una comunidad que bien podía ser identificada y reconocida como un colectivo regional. Este hecho permite precisar y definir la importancia de una decisión ideológica-política de los guayaquileños por la libertad, la autonomía y la voluntad de hacer de estos territorios un espacio independiente. Pero fundamentalmente, una zona-región libre de dominio del poder colonial español. Esto dice mucho de la creación y proyección de una conciencia social de esta comunidad.

Un día como hoy fue convocada una suerte de Constituyente política regional guayasense. A través de ella, y organizados por un proceso electoral democrático, sus integrantes discutieron, redactaron y expidieron el 11 de noviembre, lo que bien puede llamarse el primer texto constitucional de los guayaquileños.

Reconociendo y valorando ese pasado de Guayaquil-Guayas y situándolo en la memoria histórica de esta comunidad es como podemos reconocer y precisar la real importancia socioeconómica (agroexportadora), geopolítica (comunidad regional) y cultural (mestiza, montuvia y chola) que ha hecho de Guayaquil-Guayas un espacio de libertad, impulso y constante emprendimiento hacia el progreso de estos territorios. Hoy a escuelas, maestros, padres de familia y sociedad les corresponde valorar este hecho para saber cuánto ha perdido y cuánto ha permanecido de ella a lo largo de su historia.