3 terapias complementarias para alcanzar el bienestar emocional

  Actualidad

3 terapias complementarias para alcanzar el bienestar emocional

Buscar el bienestar emocional es una tendencia en auge en Guayaquil, donde existe una gama de terapias.

3 terapias complementarias para alcanzar el bienestar emocional

Buscar el bienestar emocional es una tendencia en auge en Guayaquil, donde existe una gama de terapias. La Bioenergética Vibracional (Bio-Vib), Constelaciones Familiares y el método Bienestar y Alegría (Laughter Wellness, en inglés) son tres de estas opciones.

EXPRESO consultó a terapistas de estas técnicas que tienen en común el manejo de las emociones, pero aplican métodos diferentes. Coinciden en que la salud emocional impacta en nuestra salud física. Por ello es importante estar en armonía en mente y cuerpo.

La Bio-Vib se hace de forma individual, en un encuentro entre terapista y paciente (acostado, boca arriba), durante el cual el segundo sigue las instrucciones del primero, repitiendo frases y respirando, mientras el terapista mueve sus pies.

Las Constelaciones Familiares y la metodología de Bienestar y Alegría optan por la modalidad grupal, aunque la segunda también se puede hacer individualmente.

La Bioenergética Vibracional es una “terapia complementaria” al tratamiento médico para atender cualquier dolencia, explica Susi Hidalgo a este Diario.

“Cuando ya duele algo físicamente es que la energía de esa persona le está diciendo ‘¡Oye, haz algo al respecto!’. Es que ya te enfermaste o estás a punto de enfermarte”, agrega.

En Guayaquil la Bio-Vib se practica desde hace poco más de tres años, señala Hidalgo.

“Somos una unidad: cuerpo, psique y emociones. Cuando una emoción se queda atrapada, cuando uno tiene una emoción de shock en silencio, en solitario, un órgano se ve afectado y eso se queda en la psiquis. Por eso yo decodifico, desconecto y desprogramo y respiro con el paciente”, detalla Hidalgo.

Afirma que la Bio-Vib libera las emociones y memorias negativas atrapadas en la psiquis, que manejan nuestras acciones. “Lo que hace esta terapia es decodificar y desconectar ese inconsciente para poder escoger bien, estar bien y estar sano emocional y físicamente”.

La psicoterapeuta Soledad Cueva viene desde Quito para trabajar mañana la terapia de las Constelaciones Familiares, en el Casal Catalá de Urdesa. La practica desde hace 11 años, siendo una de los primeros ecuatorianos en manejar el método en el país.

En su página de Facebook ‘Sala del alma’ explica que el objetivo es “liberar a las personas de sus tensiones. Estas suelen venir de las generaciones pasadas y tienen sus raíces en los acontecimientos de la historia de la familia”. Agrega a EXPRESO que esta terapia permite “resolver los conflictos”. ¿Cómo? A través de una interacción entre el terapista, el ‘constelante’ (la persona que tiene un conflicto y pide ayuda) y los ‘representantes’ (quienes ocupan los roles de sus familiares).

Por su parte, el francés-norteamericano Sebastien Gendry y su esposa, la ecuatoriana Raquel Rodríguez, trajeron a la ciudad su propuesta llamada Bienestar y Alegría. Este método combina la ‘filosofía clown’ con la risoterapia, psicología positiva, yoga de la risa, Programación Neurolingüística (PNL), ludoterapia, baile, abrazoterapia, impro, etc.

“Es una mezcla de ejercicios y actividades sencillas que desarrollan la salud y el bienestar a todos los niveles”, precisan los Gendry.

Sebastien creó el método hace una década. Él acaba de dejar la urbe, pero Raquel sigue en Guayaquil, enseñando cómo ser feliz, aquí y ahora.