Editoriales

Quédese en casa y más

'No se trata solo de quedarse en casa para evitar el contagio, es imprescindible que se incorporen pautas de comportamiento que deberían ser habituales y propias de la buena educación, como no toser sin cubrirse’.

Aparte de permanecer en la casa el mayor tiempo posible, hay más pautas que los ciudadanos deben incorporar a su comportamiento sin excepción. Si toca hacer fila, dejar un metro de separación; si se saluda a alguien, evitar el contacto físico; no toser sin taparse, no estornudar sin taparse, no escupir en la calle... Suena hasta ridículo tener que pedirle a una persona que se comporte como tal, pero en momentos tan exigentes con las pautas higiénicas y sanitarias es más que necesario.

No es menor el número de personas que, involuntariamente, esparcen gérmenes al mundo y estos quedan impregnados en el dinero, en los botones del ascensor, en los tornos de la metrovía, en los asientos de los taxis, en las bandejas de los patios de comida, en las puertas de los baños públicos, en las llaves de casa y del carro...

Hay muchos gestos cotidianos que podrían ser factores de contagio y que, al mismo tiempo, son fácilmente evitables si los ciudadanos incorporan pautas tan lógicas como las de mantener una higiene constante, conservar una distancia de un metro entre personas y cubrirse para toser o estornudar. Nada que resulte imposible o requiera un esfuerzo sobrehumano.