De pie frente al dolor

  Editoriales

De pie frente al dolor

Diario EXPRESO está de luto. La muerte se cruzó y nos dejó huérfanos del atinado y sagaz conocimiento de Galo Martínez Merchán, nuestro fundador. Lo extrañará su familia, sus amigos, su empresa y también una república tan necesitada de voces como la suya

La prueba de hoy es dura. La en ocasiones frágil condición humana dificulta el cumplimiento del deber cuando el mismo está sometido a la tensión del dolor, que aparece de pronto y lacera, aunque nos hayamos creído preparados para enfrentarlo.

Ocurre que, de pronto, se cruzó la muerte y nos dejó huérfanos de su atinado y sagaz conocimiento del alma nacional. En esos temas, y tantos otros, Don Galo, como todos llamaban con cariño y respeto a Galo Martínez Merchán, nuestro fundador, será irremplazable siempre.

Estas línea, en su homenaje, más allá de su condición de creador de una gran empresa periodística, desean resaltar su condición humana. Aunque sintió que su obligación profesional era mantenerse algo alejado de la vida pública, a la que tantos y patrióticos servicios prestó, nunca faltó al llamado de un amigo, cualquiera que fuese la situación a remediar. Sin temor a caer en ditirambos, que además no le hicieron falta nunca, la sencillez era una de sus múltiples virtudes.

Este día triste lo extrañará su familia, lo extrañarán sus amigos, lo extrañarán sus empleados y lo extrañará una república tan necesitada como la nuestra de voces orientadoras.

Diario EXPRESO está de luto; también las ciudades por cuyas calles circula.