Editoriales

Del cartel a la competencia financiera

Si queremos emerger de la trampa de iliquidez, uno de los escapes idóneos y de posible ejecución es, justamente, el propender...

El buen desempeño de la banca es la ocasión para requerir que los excedentes obtenidos sean reinvertidos a fin de incrementar la capacidad crediticia y fortaleza de las instituciones financieras, y es la oportunidad para dar los incentivos que permitan la expansión de los mercados financieros, promocionando al mismo tiempo los mercados de capital que sustenten un crecimiento vigoroso de la economía.

Lamentablemente, el régimen de represión financiera que enmarca el manejo de los activos monetarios en el país impone serios obstáculos a esta visión de desarrollo. Es un modelo de control de precios, pero no de cualquier precio sino del costo del uso del dinero, esto es de las tasas de interés, lo que conlleva la afectación de la liquidez, la distorsión de los usos del crédito, la cartelización del sistema financiero y la presencia de mercados informales y de agiotismo, y de márgenes injustificadamente altos en las operaciones del activo y del pasivo de los bancos. 

Si queremos emerger de la trampa de iliquidez, uno de los escapes idóneos y de posible ejecución es, justamente, el propender a mercados financieros competitivos, libres, transparentes y formales, debidamente supervisados por el ente de regulación del sector.