Zaruma: saqueo y destrucción

  Columnas

Zaruma: saqueo y destrucción

Zaruma tiene una historia socioeconómica de explotación, saqueo, contaminación y muerte. Dos asentamientos: 1549 y 1595. Sus minas de oro se explotan desde 1560 para la Corona española, después para compañías inglesas (1880) y norteamericanas (1896-1950). Luego mineros locales la explotan y saquean. Parte de esa historia está en Oro y sangre en Portovelo (1980), que cuenta también la de Zaruma.

Pero hay otra historia, oculta, actual y trágica, pues los zarumeños viven en un hábitat “extraño y perturbador como temblores y explosiones debajo de sus casas... Las explosiones nunca pararon”. Y “aprender a vivir en medio de explosiones”. Conviviendo con “el oficio de los sableadores… personas que ingresan a las minas que han sido clausuradas por encontrarse en zonas de exclusión… custodiadas por policías y militares; sin embargo, salvo un par de hallazgos y capturas, la explotación no ha parado en ningún momento, y tiene sentido, pues resulta un negocio bastante rentable… extraer entre $ 50.000 y $ 100.000 en oro”. Fue llamada Pueblo Mágico, pero de magia moribunda y de terror. “Este oro extraído tiene que ser procesado o comercializado”, es “aquí donde la cadena de indolencias y corrupción continúa, pues el daño ambiental ocasionado por las plantas procesadoras de minerales es incalculable, ya que operan sin control alguno al pie de un río que se nota claramente contaminado”. Sin embargo “los indicadores de pobreza son alarmantes”, lo dice con dolor la zarumeña Ana María Rodríguez (16 dic. 2021).

Sus destructores renunciaron al amor a su tierra. Puede más la codicia de extracción y apropiación del oro. No vacilaron en abrir centenares de minas, cuevas y túneles en el cerro que sostiene la ciudad. Es como si una fatalidad marcara su historia y destino de latrocinio y destrucción. Trágica crónica de saqueo, por españoles, norteamericanos e ingleses y destruida por sus lugareños. ¿Cómo detener, juzgar y apresar a los codiciosos zarumeños, autores de la autodestrucción? ¿Por qué algunos son verdaderos sicarios de su hermosa ciudad? ¿Por qué los poderes, central y local (alcaldes, diputados, etc.) no los detienen sino que resultan ser cómplices de la infame destrucción de tan hermosa ciudad, que la van eliminando?