Columnas

Costos de la educación particular (II)

'La actividad de la educación particular se rige por el derecho privado, cuya normatividad debe ser respetada'.

Vimos que el costo de la educación particular no se fija de manera antojadiza o especulativa, resulta del cálculo y distribución del ingreso vs. el egreso, mediante la aplicación estricta de una fórmula, de la cual dependen el equilibrio y subsistencia del subsistema.

Los promotores, auspiciantes o propietarios de las instituciones, más que por negocio lucrativo, se dedican a la actividad educativa por vocación y decisión de servicio. No es que obtengan réditos cuantiosos y por lo general llegan solo a cubrir los costos o terminan con pérdidas, por la morosidad de las pensiones que auspicia el Gobierno.

Los promotores actúan legalmente haciendo uso del derecho constitucional de libertad de asociación, de trabajo y empresa, y de invertir en las actividades legales que tuvieren a bien. La actividad de la educación particular se rige por el derecho privado, cuya normatividad debe ser respetada.

Mayores réditos económicos obtendrían cerrando los establecimientos e invirtiendo dichos recursos en otras actividades productivas, como centros comerciales, condominios de viviendas, oficinas o cualquier otra actividad lícita. ¿Pero qué pasaría con esa juventud a la que se le resta la oportunidad de recibir una educación de calidad en establecimientos particulares?

Las pensiones fluctúan entre $ 10 y $ 800 mensuales, habiendo instituciones, que llegan a $ 1.800 dependiendo de su oferta educativa y de sus usuarios. Los descuentos y becas fluctúan entre el 10 y 20 % de sus ingresos. La incidencia del menor uso de energía eléctrica, agua, y demás servicios básicos por la no presencialidad, es del 3 o 4 % del esquema de costos, mientras se aumentan egresos en plataformas virtuales, internet, equipos y capacitación para cambio de metodología presencial a ‘on line’.

Si se rebaja en 30 %, 40 % o 50 % a las pensiones y matriculas de manera general, sin analizar técnicamente la problemática, se tendrá que rebajar los egresos en ese porcentaje en las remuneraciones, despedir algunos profesores, simplemente cerrar las instituciones, o en su defecto, compensar la falta del ingreso. Continuará…