La raíz del mal

  Columnas

La raíz del mal

Esto se remonta al 24 de marzo de 2021, cuando la nueva dueña del país, la CC -verdadera “raíz del mal”- se arroga un poder que en verdad no tiene

El macabro plan urdido mediante una hoja de ruta que no tuvo el menor reparo de construirse minuciosa -pero descaradamente- en nuestras narices, no se inicia con el ‘habeas corpus’, ni con la ridícula mentira de que el abogado de Glas ignoraba su paradero, ni con la sarta de embustes de los informes médicos según los cuales el rozagante Glas se encontraba en estado casi agónico. No. Esto se remonta al 24 de marzo de 2021, cuando la nueva dueña del país, la CC -verdadera “raíz del mal”- se arroga un poder que en verdad no tiene; y una vez más, cambia la Constitución a su antojo. Son ellos -verdaderos arquitectos de la salida de Glas- quienes abren el cerrojo de su celda, cambiando el art. 89 de la Constitución, que -en referencia al ‘habeas corpus’- ordena: “el recurso se interpondrá ante la corte provincial de justicia”. Porque estos verdaderos magos, en su Sentencia No. 365-18-JH/2 (“interpretativas” las llaman) disponen: “91. En este caso serán… los jueces de garantías penales los encargados de tutelar el derecho a la integridad personal”.

Esto es lo que le permitió al juez de Manglaralto tramitar un ‘habeas corpus’ cuyo conocimiento le está vedado por la Constitución.

Resulta ilustrativo ver en YouTube la exasperación de Manuel Atienza -una de la mayores eminencias de hoy- al observar cómo esta suerte de verdaderos “ventrílocuos constitucionales” hacen decir a la Constitución todo lo contrario de lo que está escrito. ¿Quién les dio semejante poder? Interpretar es “explicar o declarar el sentido de algo”, (RAE). No cambiar diametralmente el sentido de las cosas.

El siguiente paso era darle al show algo de “olor” a derechos humanos, haciendo venir a la CIDH para que informase sobre el supuesto estado agónico de Glas. Claro, el plan no estaba completo teniendo a Alexandra Vela de ministra. Era necesario reemplazarla con el autor de la frase: “Lo estamos valorando [el indulto a Correa]”. Nadie se dio cuenta. No, que va.

Ya que los cambios parciales están prohibidos, o devolvemos al pueblo el poder constituyente para que haga una nueva Constitución o nunca saldremos de esto.