Columnas

“¿Constitucionalistas?”

-Oye… ¿tú estás loco? ¿Qué te pasa? ¿Cómo es que con una consulta popular pretendes poner en vigencia la Constitución del 98? -Bueno, esa es la diferencia entre un “constitucionalista bebé” como tú y uno viejo como yo. Porque el Ecuador salió de la dictadura en 1978 cuando tú aún no nacías, haciendo exactamente eso: la consulta de la Constitución el 15 de enero de 1978. Y el nuevo texto ganó con el 43 % de los votos.

Hechos. No opiniones. Francia lo hizo en 1946, Suiza en 1874, Chile en 1925 y Uruguay en 1942. ¿Sigo? -No. Pero si convocas una Constituyente, nada te garantiza la mayoría. -¿Me estás diciendo que G. Lasso perderá una votación luego de ganar las elecciones, cuando tiene el apoyo de todo el país?

-Bueno, no. Pero tienes que seguir el procedimiento del 444. -Falso. Acatar el art. 444, sí. Pero no seguir ningún procedimiento, pues no lo establece. Ni siquiera dice para qué es la Constituyente.

-A ver… propones una locura. Lo mismo con lo cual Correa destruyó el país. ¿Qué eres… comunista? -Entonces serían comunistas los argentinos, cuya constitución solo se reforma mediante Convención Constituyente. O los Constituyentes de Filadelfia, pues el art. 5 de la Constitución de Norteamérica -cuna de la democracia y el anticomunismo- dice que se podrá convocar una Convención que enmiende la Constitución.

-Mira… tu problema es que hablas desde el miedo, no desde la ciencia. Por eso crees que yo estoy proponiendo una Constituyente como la de Correa, de “plenos poderes”. Eso ya no existe. El poder constituyente evolucionó y países como Paraguay lo ejercen bajo absoluto control. Argentina lo hizo en 1994 luego del Pacto de Olivos, en el cual se definió el texto de las reformas en la ley 24309 que decía qué artículos se podían reformar. Y solo eso se hizo.

-Eso es lo que yo propongo. Que la Constituyente -igual que en el art. 291 de la Constitución paraguaya- lo deje establecido de esa forma en el texto de la Constitución. Y así nunca más nadie pueda venir a desbaratarnos el país como hizo el prófugo belga. Pero yo estoy loco… y tú eres ¿“constitucionalista”, no?