La ley bajo beneficio de inventario

  Columnas

La ley bajo beneficio de inventario

Si un ciudadano común transporta personas en el balde de su camión o camioneta, de inmediato dicho conductor es multado y los pasajeros obligados a desembarcar; sin embargo, durante el levantamiento indígena no existe chofer detenido o multado.

Los hechos de vandalismo, mal llamados “protesta social”, violan la ley y atentan contra los principios de universalidad y el respeto de la misma, cuando su aplicación depende o está supeditada al interés y efecto político partidistas o no; entrando de tal suerte, en los campos de la injusticia y de la anarquía. Ejemplos recientes de anarquía e injusticia: a) Si un ciudadano común transporta personas en el balde de su camión o camioneta, de inmediato dicho conductor es multado y los pasajeros obligados a desembarcar; sin embargo, durante el levantamiento indígena no existe chofer detenido o multado, ni pasajeros obligados a bajarse de la camioneta o camión.

b) El ciudadano común para transportar productos alimenticios, o bienes muebles, debe tener la guía o porte de la mercancía, bienes o productos que transporta, so pena del decomiso de los mismos, detención del conductor y del vehículo; sin embargo, en las movilizaciones, donde se transportaron llantas para quemarlas y obstaculizar las vías, petardos, etc., las autoridades ignoraron dicha exigencia legal.

c) La tala de árboles sin el permiso de autoridad competente está prohibida. La tala sin dicha autorización es un delito ambiental. Durante el levantamiento indígena, esos que dicen ser ecologistas y defender la Pacha Mama, sin autorización talaron decenas de árboles, sin que hasta la fecha exista enjuiciado alguno por dicho delito ambiental.

d) Para no dañar la carpeta asfáltica en calles o carreteras, está prohibida la quema de monigotes en fin de año, la violación de tal disposición, acarrea multa al infractor; a pesar de aquello, durante las protestas indígenas, la quema de llantas en carreteras y calles del país ha dañado el asfalto, sin que exista hasta la fecha un solo sancionado.

Así las cosas, pareciera que para estar sobre la ley hay que ser minoría y vándalos, llamando al vandalismo “protesta social”, convirtiéndose así en ciudadanos de primera; y el resto, la mayoría, los que respetamos la ley y trabajamos, en ciudadanos de segunda, gracias a la aplicación de la Ley con Beneficio de Inventario.