Craso error

  Columnas

Craso error

El beneficio es para la Institución. Y sigo andando…

En días anteriores una alta autoridad del IESS declaró: “El Sistema de Compras no funciona”, indicando que es difícil garantizar que no habrá corrupción, como la que estuvo presente en el hospital Teodoro Maldonado Carbo, ratificando que eso era debido al gran número de personas que trabajan en las unidades hospitalarias del Seguro Social y al propio sistema.

Afirmó haber establecido normas y procedimientos para que esto no suceda, pero que quienes los conocen pueden “saltarlos”, siendo muy difícil garantizar que esas situaciones no van a volver a suceder.

La ciudadanía conocía de una época en la que un gerente convirtió su oficina en el TMC en un “búnker”, al que ingresaban contadísimas distribuidoras farmacéuticas y proveedores, donde se entregaban los contratos, se designaban los beneficiarios y se fijaban los precios con ganancias exorbitantes, y nada pasó.

El inaceptable error de esta autoridad es el pretender que los sistemas no funcionan. Si esto fuera cierto no habría sistemas de compras a nivel mundial. Los sistemas SI funcionan, lo que sucede es que los funcionarios que trabajan con ellos o los aplican, son corruptos.

¿Por qué, pese a haber sido presentado en diversos foros, talleres, seminarios y congresos médicos, el sistema de compras de medicamentos que utiliza la Junta de Beneficencia de Guayaquil con total éxito desde hace 21 años, no ha sido jamás utilizado a nivel nacional por alguna institución de salud?

La respuesta es sencilla. A nadie le interesa replicarlo, toda vez que la Junta adquiere los medicamentos mediante un concurso público nacional e internacional que se publica por la prensa y que garantiza la seriedad, transparencia y seguridad a quienes participan en él. Los fármacos seleccionados son de excelente calidad, lo cual es una verdadera garantía para los médicos que los aplican a sus pacientes y comprueban en ellos sus efectos altamente beneficiosos y curativos. Los precios son altamente convenientes y quienes manejan el concurso son funcionarios competentes y honestos. El beneficio es para la Institución.

Y sigo andando…