Columnas

Alerta

'El Ecuador, por su extraordinaria estructura geográfica, tiene sin lugar a dudas una espectacular vocación turística que debería ser aprovechada intensamente'.

El Ecuador, por su extraordinaria estructura geográfica, tiene sin lugar a dudas una espectacular vocación turística que debería ser aprovechada intensamente, tanto por el Gobierno como por la empresa privada, con el fin de atraer a ciudadanos de todas las latitudes para gozar de las espectaculares opciones de nuestro suelo.

Resulta increíble que en un muy corto tiempo vayamos de la playa a la selva pasando por las montañas, experimentemos la belleza de los diferentes paisajes ecuatorianos, y disfrutemos de las maravillas de la naturaleza, así como de una cálida acogida de sus habitantes, y que podamos disfrutar de suculentos menús regionales tan variados.

Para nosotros los habitantes costeros, la playa es una de nuestras grandes preocupaciones, ya que lejos de ser un oasis de paz se está convirtiendo progresivamente en una zona verdaderamente conflictiva, donde campea el irrespeto al ser humano y un desorden incontrolable.

En Salinas el quemeimportismo y la total ausencia de autoridades municipales han permitido que el caos se apodere del balneario, y que quienes habitan en él hayan perdido todas las consideraciones que se merecen. Gran parte de los que llegan en calidad de visitantes la tratan como una tierra de nadie, en donde pueden hacer lo que les venga en gana.

Es tal el folclor que el fin de semana pasado una vendedora de maduros tuvo la osadía de llevar a la playa un asador de carbón para expender sus productos; fue retirada por personal encargado del orden. En la noche se instaló frente al edificio un vehículo con un sistema descomunal de parlantes, que hábilmente bajó el volumen cuando pasó el carro de la Policía y luego lo volvió a elevar hasta altas horas de la madrugada. Un ciudadano se acercó a ellos para pedirles que no hicieran tanto ruido y fue vejado e insultado por los parlante-habientes.

Ante este estado de indefensión absoluta se ha organizado el Comité Cívico de Salinas, que bajo la entusiasta dirección de Alfonso Baste está tratando de reordenar al balneario. Auguramos éxitos a este gran esfuerzo colectivo.

Y sigo andando…