Columnas

Mayo y sus conflictos

Mayo en la Historia, ha sido un mes lleno de conflictos. El 18 de este mes en 1781 fue entregado el cacique Túpac Amaru II a los españoles por sus partidarios, y ejecutado. Fue el líder de la mayor rebelión anticolonial de Hispanoamérica, conocida como la Gran rebelión; de origen mestizo, hijo de Túpac Amaru I, último Inca de Vilcabamba. Su hijo exigió la liberación de todos los pueblos sumidos por la corona real española. Jesús Sandrich, disidente de las FARC e ideólogo del grupo, muere en el estado de Apure, Venezuela, a manos del ejército de Colombia o de los rivales de la ex-FARC. Este suceso desestabiliza más la relación de Colombia con Venezuela. Más de 6.000 inmigrantes marroquíes entran en Ceuta, España, ilegalmente, siendo el detonante Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, quién entró a España con una identidad falsa para poder recibir atención médica por COVID. La justicia española lo acusa de violaciones contra los derechos humanos, pero las autoridades españolas accedieron a su tratamiento. Marruecos reprocha la decisión de España y lo declara un acto de agresión, dejando que miles de ciudadanos salgan sin ningún control. Mayo, el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, traslada la embajada de ese país de Tel Aviv a Jerusalén, creando un antecedente de conflictos con la comunidad árabe y musulmana, justamente por la fecha, 14 de mayo, que es el día de Jerusalén. En esa fecha cientos de jóvenes israelíes celebran la independencia y la finalización legal del Mandato Británico de Palestina. Caminan y celebran por barrios musulmanes, habiendo enfrentamientos entre ellos. Durante Ramadán, mes sagrado musulmán, mes del ayuno y un método de autopurificación, los israelitas les prohibieron que lo celebraran en Jerusalén. Y desalojos en Jerusalén Oriental de familias palestinas. Un barrio en disputa porque colonos judíos reclaman algunas de sus tierras y propiedades. Se llama la Ciudad Vieja donde se ubican algunos de los lugares religiosos más sagrados del mundo. Mayo marca para algunos una traición y para otros una liberación. Debemos agradecer que nuestros conflictos políticos son recientes, sino estaríamos huyendo a buscar refugio.