Una nube rosada se aproxima

  Columnas

Una nube rosada se aproxima

"Es algo de esperarse, pero indigna ver cómo nuestro dinero se usa para intentar salvar a ladrones y sepultarnos en estiércol"

Los robolucionarios, fieles a los mandatos de la pestilente clase que se reunió para formar el Foro de Sao Paulo, se están aprovechando de la alarmante cantidad de atracos a los bienes de los ecuatorianos, para con la pantalla por delante, hacer sus fechorías. Siendo peores que los de la partidocracia, tan criticados por los de la década pérdida y su cola, se escudan en los escándalos para pasar de una manera artera todas las resoluciones posibles que pretenden traer al prófugo y con ello, la destrucción total de este país, al que no le permiten levantar cabeza. Dicen que viene enancado a un títere de su camada, gracias a los arteros manejos del CNE, presidido por alguien a quien quisieron destituir.

Las acciones de la Fiscalía General del Estado empezaron muy bien. Hicieron presagiar momentos triunfales de la justicia, pero las argucias legales dilatan las resoluciones y nos privan de ver al resto de ladrones del erario público tras las rejas, comenzando por el sujeto sentado en el vértice de la pirámide de la corrupción. Pero en la angustiosa realidad también puede sucumbir la valiente mujer y así el país indefenso, continuar al despeñadero, que por desgracia agachó la cabeza y camina resignado y confundido con las interpretaciones del mamotreto de Montecristi.

Se prepara otro fraude descarado y el CNE se encarga de llevarlo a cabo. Ya enseña sus garras. Luego vendrán las protestas. Hago un llamado a los políticos para que remedien el mal que se aproxima. Nos queda poco tiempo.

El rol de la prensa libre es clave, informando las fechorías de los que están en el gobierno continuista. Gracias a su actividad y a las redes sociales nos enteramos y podemos emitir juicios, para exigir rectificaciones y condenas.

Se ha conseguido por fin procesar al malandrín de la década nefasta, de manera que la nube rosada no la veríamos más, pero nadie nos dice de manera frontal si puede o no terciar en las elecciones. No más consultas. Sean frontales. La peste correísta emite sus hedores. Empezamos a percibirlos. Suponemos que debe estar circulando el dinero mal habido para evitar condenas y lograr candidaturas. Es algo de esperarse, pero indigna ver cómo nuestro dinero se usa para intentar salvar a ladrones y sepultarnos en estiércol.