Columnas

El mamotreto

"Sería bueno que de una manera clara y frontal, el CNE acabe con la payasada de los que quieren entrar a sabiendas de que los plazos se acabaron y que el dinero, heredado o robado, no compra todo"

La audacia no tiene límites para cierta persona que, muy suelta de huesos denuncia que se gesta un fraude en las próximas elecciones, habida cuenta del accionar del ente rector.

Este sujeto, prófugo de la justicia, debe conocer muy bien los caminos a seguir para lograr escamotear un resultado electoral. Fue actor en las que se instaló por cuatro años, más el continuismo, gracias al llamado apagón informático.

El accionar de la mayoría, en un organismo cuestionado, es sospechoso. Traman algo y lo llamativo es que el candidato más opcionado guarda un silencio conventual ante la amenaza de que se repita el fraude que lo perjudicó en la elección pasada.

Es lógico que el Gobierno no quiera mencionar siquiera que el mamotreto de Montecristi es su carta de salvación. Se entiende. Para eso fue creado por gente ajena a nuestra realidad. Pero que al candidato serio le parezca que es lo correcto, es algo que desconcierta. De los chimbadores cualquier actitud se espera.

Una definición encontrada es perfecta para su descripción: libro voluminoso e inservible.

Lástima que se lo identifique con la ciudad en que nació el general Alfaro, quien iluminó al Ecuador acabando con el dominio de una derecha retrógrada. Su revolución trajo la luz a este país, hasta que llegaron las ratas enviadas por el malévolo cónclave de izquierdistas retorcidos. Si juntáramos a todos, no saldría un gobernante honesto.

Pasan los días y es llamativa la aparición de datos antojadizos, pero que a la masa de votantes satisface. Su marioneta las encabeza, seguido del llamado a enderezar todo lo torcido que deja el neocomunismo.

El accionar de Lasso y sus aliados ¿obedece a un plan? Yo espero que así sea. No puede ser que se les queme el pan en la puerta del horno y este país sea peor que Venezuela, habida cuenta de que riqueza ya no existe, porque se la robaron.

Todos los días por la prensa me entero del culebrón de las inscripciones e impugnaciones de algunos binomios. Sería bueno que de una manera clara y frontal, el CNE acabe con la payasada de los que quieren entrar a sabiendas de que los plazos se acabaron y que el dinero, heredado o robado, no compra todo.