¿Regresarán los setenta?

  Columnas

¿Regresarán los setenta?

En 2020 la deuda global pública y privada aumentó a 256 % del PIB’.

Durante esa década varias decisiones tomadas por gobiernos causaron estampida inflacionaria global que no se había visto en decenios; terminó en estanflación (alza de precios sin existir demanda). Hoy algunas voces expresan que las condiciones están dadas para repetir la historia; otras que no.

Hasta 1971, el dólar era la única moneda convertible en oro. En las demás el cambio se fijaba con el dólar. EE.UU. abandonó el Patrón Oro, ocasionando su devaluación. La tesorería estadounidense dejó de entregar oro a cambio de dólares; el valor de las monedas comenzó a flotar. En 1973 por el embargo petrolero de la OPEP el precio del barril casi duplicó a más de 46 dólares. El proceso inflacionario se extendió a todo el mundo. La tasa de interés en préstamos en dólares llegó a subir a 18 % y 20 % más la comisión cobrada por la banca ecuatoriana.

En EE.UU. Paul Volcker fue electo presidente del Fed (Banco Central), quien encareció el costo del dinero con el fin de reducir la tasa de inflación. Como la demanda por el dinero disminuyó en ese país, los grandes bancos lo prestaron a América Latina, su deuda externa pública y privada creció exponencialmente. Fue el origen de la grave crisis económica de nuestro continente en la década de los ochenta.

En la crisis financiera mundial del 2008, el Fed estableció la Flexibilización Cuantitativa, por medio de la cual compra deuda pública e inyecta dinero a la economía. Terminada la crisis el endeudamiento no disminuyó, siguió creciendo; la pandemia intensificó el crecimiento. En 2020 la deuda global pública y privada aumentó a 256 % del PIB. A pesar del crecimiento del medio circulante la inflación se había mantenido muy baja así como la tasa de interés.

La impresión de dinero como se ha hecho está repercutiendo en el alza de precios de los bienes y servicios. Hoy sucede en 35 países. En EE.UU. la inflación fue 6,2 % en noviembre, la más alta en 30 años. En Europa la situación es similar. El Fed advirtió que en el 2022 hará tres alzas en la tasa de interés. Los mercados financieros a nivel mundial están nerviosos por lo que puede venir.