Columnas

A cuidarse por decisión propia

Pareciera que su agente causal no genera los suficientes anticuerpos como para garantizar inmunidad.

A partir de mañana (me he acordado de Alberto Cortez) se acaban las restricciones a las libertades que nos tenían con el ejercicio de la ciudadanía a media asta.

Como la pandemia de la COVID-19 supera a las posibilidades legales de mantener restricciones, ahora tenemos que cuidarnos por decisión propia, por autoestima, por respeto a los demás y a nosotros mismos.

En cuanto a las otras pandemias, tal cual la de la corrupción, gozamos de mejores oportunidades de expresar nuestro repudio público a ella. Conviene hacerlo para que los candidatos entiendan que no estamos dispuestos a tolerarla complacientemente. Don Miedo es muy mal consejero, decía el Viejo Luchador y su pensamiento debe guiarnos siempre.

Igual debemos hacer con la pandemia del desempleo que se atenúa con una gran dosis de solidaridad y, ojalá, con la recuperación en las acciones del gobierno destinadas a contenerla. Por supuesto, retornar a la confianza es el primer requisito y eso no se compra en la botica de la esquina. La transparencia y la coherencia en las acciones gubernamentales son vitales.

Obviamente, hay que reinstalar la ética en la política ,y en eso continuamos trabajando con un magnífico grupo de ecuatorianos que decidieron superar la inercia.

Con el presente cañonazo me permito llamar a actuar en consecuencia, a riesgo de poder ser acusado de pretender ejercer “influjos psíquicos” sobre la sufrida población. ¡Para nada! Apenas intento estimular la adecuada reflexión en tiempos de virus, cuando todavía estamos sin vacuna y ha quedado claro que un infección no protege de la posibilidad de volver a infectarse.

Miren si no la vieja corrupción: cuántos casos podríamos citar y, sin embargo, continuamos contaminándonos. Pareciera que su agente causal no genera los suficientes anticuerpos como para garantizar inmunidad.

No obstante, qué bueno que casi en simultáneo se ha producido la sentencia en el caso Sobornos y se levanta el estado de excepción. Oportuna sea la coincidencia para pensar en la construcción de un país que ojalá mantuviese restricciones en la circulación vehicular. y el teletrabajo.