Populismo

  Columnas

Populismo

Es que el populismo se ha manifestado de varias maneras en Latinoamérica “que aún reza a Jesucristo y aún habla en español

Afirmaba el filósofo español Miguel de Unamuno (1884-1936) que por lo general la masa popular, en cuanto al quehacer político, observaba una conducta femenina caprichosa y casi siempre olvidadiza. Es que el populismo se ha manifestado de varias maneras en Latinoamérica “que aún reza a Jesucristo y aún habla en español”, como decía el verso de Rubén Darío. En Argentina, por ejemplo, aún sobrevive el peronismo como partido político que todavía gobierna al país a pesar de sus divisiones. En México, el liderazgo de tantos años no se ha dado a través de un solo líder sino de todo un partido, el PRI, que ha gobernado a los charros durante décadas y que aspira volver.

En nuestro país tenemos el ejemplo neto de José María Velasco Ibarra, quien fue nada menos que cinco veces presidente de la República, rompiendo un récord internacional, aunque una sola vez pudo completar su período (1952-1956). Y tenemos en el mismo Ecuador el caso de Carlos Guevara Moreno, que algunos señalaron como el personaje que trajo el populismo al Ecuador y que se hizo poderoso, sobre todo en Guayaquil; sin embargo, por ciertas contingencias políticas que lo mantuvieron ausente de la política nacional, cuando volvió a ser candidato para enfrentarse a otro populismo en el mismo Puerto Principal, tuvo una irrisoria votación.

En esta ocasión, el peligroso populismo (que algunos lo vieron como caducado) aparece tras la figura de un exmandatario que permanece ausente y fugitivo en Bélgica, reclamado por la justicia que le impuso una sentencia por actos de corrupción. El correísmo casi triunfa en las pasadas elecciones presidenciales con un candidato totalmente desconocido, que, concluido el proceso electoral, volvió a refugiare en el anonimato. Ahora el correísmo ha tomado fuerza en la Asamblea y hasta ha logrado pactar con sectores políticos con los que antes se dijeron horrores (amnesia muy propia de la política criolla) y ha tomado tal fuerza en el poder Legislativo que hace poco estuvieron a nada de sacar del poder a Guillermo Lasso, algo que tal vez vuelvan a intentar a corto plazo si aumentan su mayoría legislativa, para lo cual les falta muy poco.