Monedas de canje

  Columnas

Monedas de canje

Al inicio de su mandato, la moneda de canje fue ceder a su socio de turno la presidencia de la Asamblea

Cuando tienes debilidad para conseguir algo debes encontrar una moneda de canje, lo suficientemente interesante para permitirte obtener lo que buscas. De esta manera ha ido avanzando el Gobierno con su frágil agenda.

Al inicio de su mandato, la moneda de canje fue ceder a su socio de turno la presidencia de la Asamblea, a cambio de recibir determinadas posiciones de mayoría al interior del órgano legislativo. Luego vino la vil ley tributaria que mediante un claro y taimado movimiento correísta facilitó que se la apruebe por el ministerio de la ley. Evidentemente, la moneda de canje de la ley impuestera fue la salida de Glas de prisión.

Tras el masivo rechazo ciudadano ante este acto vergonzoso, del que ahora pretenden sacudirse, han comenzado con el endeble discurso de la extradición de Correa, pero justo después de cerciorarse de que “el amigo” ya tenía asilo.

Bajo la misma línea tomaron una tardía posición contra los excesos en la utilización de los ‘habeas corpus’, promoviendo reuniones con las autoridades judiciales y Fiscalía para entregar un aparente mensaje de rechazo que ya nadie cree.

Ahora que la Asamblea tiene su nueva mayoría y promueve el cambio de autoridades, el Gobierno, coincidentemente, recibe insinuaciones desde el Legislativo para que presente nuevamente su ley de inversiones, donde quizás ya se cocina algún nuevo trueque que promueve el interés en tratarla. No hace falta hilar fino para darnos cuenta de que se teje otra moneda de canje alrededor de esta aprobación pues son temas económicos que desesperadamente les interesan a los compadres del Gobierno. Entre lo canjeable podrían estar las nuevas autoridades de la Asamblea, la creación de la comisión de la verdad para lograr la santificación de Correa y sus amigos, junto a la libertad de algún otro acólito que se les quedó tras las rejas, pudiendo llegar hasta la reconformación del Consejo de Participación Ciudadana.

Monedas de canje a la orden del día con movimientos truculentos, que lo único que hacen es postrar al Ecuador con más corrupción, miseria e impunidad.