Columnas

Democracia líquida y ciudadano digital

Hemos llegado a la democracia líquida que simplemente es la delegación de nuestro voto y que lo podemos revocar en cualquier momento...

El derecho es dinámico, la democracia es cambiante, el ciudadano es díscolo, la ciencia y la tecnología proguesista. La dinamia del derecho no tiene parangón, pero los sabelotodo hacen lo imposible para que nuestro país esté atrasado y nos llenemos de trámites innecesarios como protocolizar las resoluciones de los jueces, tramitología para alquilar un simple casillero judicial. 

Sucede en la justicia ordinaria y constitucional y no se diga en la administración pública. Desde que tengo uso de razón escucho que la democracia está en crisis y en nuestro país que la economía también está en crisis, es decir nunca he oído que estamos bien. Sin embargo, el mundo, Ecuador incluido está en constante cambio, tenemos la tecnología avanzada como nunca habíamos visto, empero, ciertos científicos digitales dicen que desde la década de los 60 no hemos inventado nada nuevo y que solamente es desarrollo de aquello. 

Hemos llegado a la democracia líquida que simplemente es la delegación de nuestro voto y que lo podemos revocar en cualquier momento, sirve para ciertos casos puntuales. Para lo cual es necesario un parlamento virtual y un ciudadano digital; Estonia se caracteriza por esta clase de seres humanos con gran influencia tecnológica. La justicia ecuatoriana tiene que manejarse virtualmente a fin de tener mejor razonabilidad en las actuaciones de los operadores de justicia.

Ab. Franklin Lituma