Cartas de lectores

Vuelta a las aulas con la fórmula 4-10

Esta estrategia cíclica, es fácil de entender y aplicar.

Vivimos en distanciamiento social y ahora nos aprestamos a volver en un número reducido a nuestras actividades diarias. Muchos científicos buscan una manera sencilla de aplicar fórmulas matemáticas con el fin de reducir el rebrote del COVID-19 al ingreso a escuelas, colegios y universidades. Una novedosa fórmula “4-10” creada por los israelitas Uri Alon y Ron Milo, del Instituto de Ciencias Weizmann, ataca los puntos débiles del virus. Se apoya en el periodo de 3 días que transcurren entre el momento en que un individuo contagiado pasa a ser contagiosa hacia otras personas. El modelo consiste en asistir 4 días a la semana al salón de clases y 10 días en cuarentena en el domicilio. Pero, ¿cómo se aplicaría la vuelta a clases en Ecuador? Dividiendo el curso en dos grupos; A y B, que trabajan en dos semanas distintas. Así el grupo A en la primera semana asistirá a clases de lunes a jueves, mientras el B está en confinamiento. En la segunda semana, el grupo B asistirá de lunes a jueves y el grupo A entrará en confinamiento. Los viernes no asistirán alumnos a los establecimientos educativos. Ese día será destinado a la desinfección de todos los lugares que frecuentaron los grupos de estudiantes A y B. En este ciclo de dos semanas continúa el proceso de enseñanza a distancia. Superados los 10 días de aislamiento en el hogar y habiendo cumplido el ciclo de dos semanas del COVID-19, los estudiantes no correrían riesgo de contagiarse de forma masiva. De la misma manera, se busca que coincidan padres de familia e hijos en los mismos días de confinamiento (trabajo y asistencia a clases). Esta estrategia cíclica, es fácil de entender y aplicar.

Roberto Camana-Fiallos