Sordos, ciegos, mudos…

  Cartas de lectores

Sordos, ciegos, mudos…

Así se califican muchos políticos que disfrutan prebendas, exoneraciones de impuestos, tráfico de influencias, reparto de instituciones, que saquean y quiebran empresas (TAME) con años de pérdidas, mientras otras aerolíneas amplían sus flotas. Correos del Ecuador. ¿Por qué debe perder en tiempos en que las encomiendas han crecido exponencialmente? El Tren Transecuatoriano, rescatado con grandes esfuerzos, también desaparece. No se ha terminado ninguna obra o proyecto verdaderamente importante para el desarrollo. Las escuelas del milenio cerradas, retrocedemos a la unidocente. En la Asamblea, los que deben ser ejemplo de probidad han caído al cieno, ¿cómo puede actuar en bien de la patria alguien con 85 % de discapacidad? ¡Increíble! La Asamblea es la encargada de producir leyes para regular, controlar, castigar; para ello se requiere el máximo de capacidad de razonamiento, de exposición de argumentos. Con razón no producen nada, no velan por la cosa pública; están discapacitados. Y la Justicia, ciega, no condena a nadie, saca en libertad a mafiosos declarados, pone en peligro a la sociedad. Sorda, no escucha las denuncias que se hacen a voces por todo el país; inmóvil, con acciones que no se cumplen o se retardan una infinidad, dependiendo del interés de las partes. ¿Cuántos condenados hay? ¿Cuánto se ha recuperado de los dineros robados? Ineficiencia por todos lados, ¡Ay Ecuador!, estás gobernado por falsos discapacitados, pillos, sabidos, aprovechadores del dolor humano, sin pena de sus hermanos que sí son discapacitados y que aún así luchan por sacar adelante a sus familias, con honradez; muchos de ellos son deportistas y representan brillantemente al país, así no tengan zapatos para competir, víctimas del olvido del Estado que tiene la obligación de velar por ellos.

Para las próximas elecciones debemos pedir a todo candidato el certificado de salud, en especial el mental y de probidad.

Daniel Uyaguari, MSc.