Cartas de lectores

¡Si el silencio ciudadano continúa...!

En menos de cuatro meses habrá elecciones en el Ecuador, estoy seguro de que la coyuntura actual va a ser el caldo de cultivo perfecto para generar pseudoliderazgos que prometen la cura facilista para todos nuestros males, rebasando todos los límites de la decencia, al punto de insultar nuestra inteligencia.

Ciudadanos, entendamos que solo a través de la cooperación, la empatía, el esfuerzo y una adecuada planificación podremos salir adelante. Evitemos caer en la tentación de escoger a superhéroes que prometan resolvernos los problemas mágicamente y terminan dándonos “gato por liebre”.

La situación es difícil para todos. Los cambios deben ser rápidos, debemos revisar las listas de nuestras necesidades, cambiarles el lugar privilegiado o deshacernos de algunas. Nos tocará trabajar más, pero sobre todo nos tocará leer y repasar la historia, así sea la próxima, para no cometer los mismos errores y no sufragar por quienes nos resulten simpáticos, prófugos, procesados o cualquier otro perfil no preparado. Hay que pasar de la queja a la acción, exigiendo a los postulantes un plan de gobierno para dejar de elegir personas, sino proyectos viables de desarrollo.

Para salir de este hoyo, Ecuador debe lograr un consenso, alineado con la nueva era. El Ecuador, un país valeroso, luchador y perseverante, ideando un destino de grandeza, no se puede dar el lujo de seguir escogiendo inconscientemente a sus dirigentes y luego renegar de ellos, sin asumir su responsabilidad. Recordemos que solo un pueblo educado, que goce de buena salud, podrá surgir del subdesarrollo y de la pobreza en que viven vastos sectores de nuestra población.

La Constitución y las leyes deben ser reformadas, ya que es insuficiente que los requisitos para ser una autoridad de alta responsabilidad solo se requieran ser ecuatoriano, haber cumplido dieciocho años y estar en goce de los derechos políticos, pues escasea los requisitos profesionales y técnicos que da pie a que los partidos políticos nos propongan personajes tornasoles para que nos representen.

Luchemos para que la ineptocracia y la cleptocracia desaparezcan para siempre del Ecuador.

Álvaro Torres Vintimilla