Cartas de lectores

Rescatar la confianza en las instituciones

En países como los nuestros donde la clase política y los servidores públicos son denigrados por cumplir...

Tuve el enorme privilegio y honor, entre otros funcionarios ecuatorianos y latinoamericanos de participar en el X Aniversario de la Red de Servidores Públicos de América Latina que se llevó a cabo en Colombia durante la semana pasada. Este encuentro aglomeró a varios jóvenes que se dedican al quehacer público en sus países fue motivo de varias reflexiones: ¿Qué es lo que necesita la región para que las cosas en lo público mejoren? Y al ver tantos rostros y perfiles, me di cuenta que quizás nuestros gobernantes actuales se encontrarían en reuniones similares planeando cómo crear bienestar, oportunidades y prosperidad para los suyos. Sin embargo esas ganas se ven afectadas ya que lo que atraviesa la región con situaciones de caos, fraccionamiento del tejido social, corrupción y; demás fenómenos sociales y económicos son una barrera y estancamiento del desarrollo. 

Y es que lo más doloroso en la actualidad es el odio que está latente entre clases sociales por asuntos ideológicos. Cuando los servidores públicos estemos conscientes que la tarea fundamental de nosotros es poder contribuir a ese bien común que se espera en una sociedad, quizás las cosas cambien, yel discurso que se promueva sea de paz, trabajo y acción pro bienestar de todos.

En países como los nuestros donde la clase política y los servidores públicos son denigrados por cumplir un “ineficiente trabajo” tener estos espacios que permitan recuperar el valor y ánimo de esta tarea es producto de satisfacción. Rescatar la confianza en las instituciones es preponderante, el trabajo por lo público debe ser motivo de orgullo, saber que se contribuye por un mejor país de vanagloria. No obstante, esto no va a ocurrir si las futuras generaciones no entienden que el servicio público no debe ser para enriquecerse. Por supuesto que malos funcionarios habrán, pero lo importante es saber discernir que si más de los mejores se dedicaran a lo público quizás las cosas funcionaran de la manera que todos los ciudadanos soñamos.

Ana Chóez Vergara