Pintar las fachadas y rehabilitar edificios abandonados

  Cartas de lectores

Pintar las fachadas y rehabilitar edificios abandonados

Aparentemente al Municipio no le interesan los reclamos, consejos o indicaciones del pueblo de Guayaquil. Uno de los principales es la pintada de casas o edificios, como se hacía cuando existía una regla de que cada año y antes de las fiestas de Octubre, si mal no recuerdo, las fachadas debían pintarse para que en la celebración, desfile, etc. personas de otras provincias y nosotros pudiésemos admirar una ciudad recién pintada y limpia; caso contrario debían pagar multa. Esto no cuesta nada al Municipio y mucho gana en general la ciudad con esta presentación. Debemos además hacer conocer que esto no implicaba ninguna inversión municipal, sin embargo, se gasta en cosas innecesarias, pintando maceteros y cercas que nadie aprecia; innecesarios gastos, en lugar de mandar un recordatorio o en medios escritos al cumplimiento de la pintura de los edificios; o ayudar en algo a la gente desvalida, que no tiene dónde dormir, más que abajo de los puentes. No tengo idea si el Municipio tiene registros de la cantidad de edificios en buen estado que están desocupados y abandonados, ni nos explicamos por qué no han sido usados, vendidos o demolidos. Podrían ser habilitados de alguna forma para que con una regulación y a costo bastante bajo sean usados como hospicio para esas personas y familias que no tienen ninguna posibilidad económicas; es nuestro deber ayudarlos y velar por ellos, poniendo regulaciones (sanitarias y de limpieza); de no cumplirlas podrían ser expulsados.

Ing. Édgar Diminich M.