Cartas de lectores

Necesidad de cómodos transportes masivos

Aquí estará presente la inversión extranjera y nacional con una pequeña contraparte de los gobiernos seccionales.

Parece que los latinos, en cuanto a planificación urbana, no miramos más allá de lo inmediato. Una prueba pequeñísima de ello podemos palpar que cuando se construye una avenida: el parterre lo hacen demasiado ancho para después destruirlo y hacerlo más angosto y descongestionar el tránsito. Muchas personas se centran a comentar soluciones para problemas a corto plazo. Mirando el desplazamiento humano en la ciudad y cantones que la rodean, podemos decir que Milagro, Daule, Nobol, Chongón, Taura, Salitre, quizás en treinta años más, aunque sigan manteniendo sus nombres y jurisdicciones, estarán formando parte del gran Guayaquil, como ya lo son Samborondón y Durán. Guayaquil será una metrópoli como las grandes capitales de América. Se hace necesario buscar una solución para el transporte masivo y evitar lo que ahora sucede con el puente Rafael Mendoza, que sigue y seguirá colapsado porque ni los otros puentes ni la Aerovía serán una solución. Se hace necesario pensar en ‘metros’ que unan estas ciudades con Guayaquil. El actual aeropuerto debe ser la estación central donde confluya este medio de transporte. Con transporte rápido y cómodo no serán necesarios muchos buses ni automóviles; los usuarios ocuparán este medio masivo. Aquí estará presente la inversión extranjera y nacional con una pequeña contraparte de los gobiernos seccionales.

Ab. Rodrigo Herrera C.