Cartas de lectores

Cumplir código de ética interno

Llega a un club de Guayaquil, un nuevo presidente. Como siempre, cargado de ilusiones y sobre todo de buenas intenciones. Lo primero que debe hacer es pedir una verdadera y seria auditoría, y que luego en sesión extraordinaria, sean conocidos por todos los socios, sus resultados. Ese diagnóstico serio de la situación actual va a permitir al nuevo funcionario saber de primera mano la papa caliente que tiene en sus manos. Luego, lo que hay que depurar, las prioridades, conservar lo poco bueno que queda, desechar lo malo, fijar topes en sueldos y salarios para nacionales y extranjeros, y sobre todo, para estos: un código de ética interno, que debe de ser cumplido a rajatabla, por todos.

Roberto Flores