Ximena Aulestia: "A las arrugas no les temo porque existe el bótox"

  Ocio

Ximena Aulestia: "A las arrugas no les temo porque existe el bótox"

Hace dos años regresó a Ecuador y la reinvención ha sido su clave para seguir viva comunicando desde las relaciones públicas, el arte y la radio.

Ximena Aulestia
Ximena Aulestia junto a los cuadros de Cristóbal González Guzmán, la primera exposición que organizó junto a Soledad Holguín en el Teatro Bolívar.Karina Defas

De Miss Ecuador saltó al mundo de la comunicación y se convirtió en una de las primeras periodistas de la televisión en una época en que las mujeres no tenían la cabida de ahora.

Luego de casi tres décadas de vivir y trabajar en Colombia donde consolidó su profesión, Ximena Aulestia regresó al país que la vio nacer en momentos de reinvención y resiliencia, hoy vinculada al arte, las relaciones públicas y la radio, medio del que sigue enamorada.

Se la ve muy bien, muchas mujeres al verla querrán saber su secreto.

Creo que es la buena alimentación, la buena actitud. La edad es número para mí, hay que tener actitud frente a la vida.

Actitud que usted ha tenido toda la vida, desde que se disputó en 1969 el título de la mujer más bella de Ecuador con Rosana Vinueza.

Johnny Depp

Johnny Depp llega casi a los 19 millones de seguidores en Instagram

Leer más

(Sonríe) Hubo tres Miss Ecuador ese año, Rosana viajó al Miss Universo, Alexandra Swanberg a Miss International y yo para el Miss Mundo.

¿Qué tal esa época?

Tenía 17 cuando viajé, un pelo larguísimo... Pero, bueno, ya estoy en otra edad y las canas son inevitables, pero esconderlas, no. Fue una época muy bonita, era tímida y estar en el concurso me ayudó mucho.

¿Increíble que haya sido tímida y estar luego dando noticias en Teleamazonas?

Es curioso porque el casting era algo que no tenía nada que ver con lo que yo quería hacer en la vida. Todo fue tan rápido, pero me preparé en el camino. Recuerdo que había un convenio con Radio Televisión Española y había un programa que se llamaba 300 millones, varias veces fui a Madrid para grabar. La producción era llena de detalles y me hacían sentir como una verdadera diva.

Tras ganarse un nombre en Ecuador, también se posicionó en Colombia, ¿cómo ha sido reconectarse de nuevo con su país luego de casi 30 años de ausencia?

Estoy logrando readaptarme, porque encuentro un país totalmente diferente en muchos sentidos. Ha sido complicado, porque además volví y a los pocos días ocurrió lo de la pandemia y quedé confinada. Empecé a trabajar con Benjamín Ortiz, pero lo hacía desde casa. Imagínate, yo que estaba acostumbrada hacerlo toda la vida en calle y levantarme en Colombia temprano en la madrugada como directora de comunicación, llegué a tener hasta tres trabajos y debía correr todo el tiempo.

Fue un cambio de 180 grados...

Ha tocado recomenzar y reconstruir todo lo que quedó en stand by por años.

¿Y cómo va eso?

He ganado terreno, la pelea es luchando. Me he estado preparando y presentando proyectos. Una vez más la vida me obliga a reinventarme.

Ximena Aulestia
Su objetivo ahora es traer artistas del extranjero. En junio vendrá Amparo Garzón, una artista colombiana radicada en Nueva York, quien tiene una galería en Chelsea.Karina Defas

¿Se fue a Colombia por amor?

Y por el tema profesional. Con mucha delicadeza me preguntaron si quería hacer un casting, lo que me hizo gracia, accedí gustosa un sábado, al día siguiente me invitaron a almorzar y ya luego estaba trabajando en NTC Noticias. A los dos años conduje Siguiendo el rastro, un espacio investigativo con un share de 52 puntos e hice radio.

Recuerdo que su ingreso fue noticia porque no era común que alguien de Ecuador trabajara en medios de afuera.

Se abrió el camino, luego hubo dos ecuatorianas que viajaron a Colombia. Conozco a Andrea Bernal, quien ahora está ocupando un cargo de la embajada de Colombia en Washington.

Usted siempre mostró la bandera de Ecuador.

Lorna Cepeda

Lorna Cepeda: "En momentos de dolor no queda más que reírse"

Leer más

Sí, por supuesto. También tengo la nacionalidad colombiana, me la dio por decreto Álvaro Uribe por haber trabajado en un tema delicado como fue la integración entre paramilitares y guerrilleros desmovilizados, algo que me cambió la visión de vida y me dio mayor conciencia social.

Definitivamente es una mujer que nació para comunicar..

Creo que sí, eso se lleva en la sangre, hay que saber hacerlo. Se pule en el camino, no basta con sentarse a leer un teleprónter. Hay que tener un lenguaje corporal y escénico adecuados, saber mirar y producir sensaciones en el televidente. Llegar diez minutos antes al set es un grave error porque no te has empapado de las noticias.

¿Con qué se conecta ahora?

Leo muchísimo. Me encanta la lectura, el mundo sería otro si leyéramos más.

¿Qué escucha?

Tengo un playlist extraño (risas). Me agrada desde música árabe hasta asiática. Hay una colección maravillosa de Putumayo Records que está en Spotify y es música no comercial de diversos lugares del mundo. Me fascina también el reggae, el blues y el jazz.

En su época de Miss Ecuador escuchaba a Janis Joplin y The Doors, ¿tenía alma de roquera?

Pero por supuesto.

Ximena Aulestia
Lucir impecable siempre ha sido una de sus características. "Es respeto por uno mismo y por los demás".Karina Defas

¿Qué la define como persona además de luchadora en incansable?

Impulsiva, suelto las cosas y tengo que hacerlo, porque cuando me callo, me enfermo. No me gusta que me hagan daño y creo mucho en la justicia.

¿Cómo está su salud?

Bien, superé el cáncer junto a una perrita que estuvo conmigo diez años, la tuve que dormir hace dos meses. He llorado mucho por ella. Vine a Ecuador con mis dos perritas y mis dos gatos, son otros hijos espectaculares, es el amor incondicional.

Desde siempre se ha vinculado su nombre con la pulcritud y la elegancia, algo que tiene desde niña. ¿Es cierto que se cambiaba de ropa cuando se la manchaba?

Lloraba y no paraba. Siempre debía estar peinadita y compuesta. No sé si sea un defecto o una virtud, pero no puedo ser de otra manera. Lucir siempre bien es respeto por uno mismo y luego, respeto por los demás.

¿La primera impresión para usted entonces es lo más importante?

No hay una segunda oportunidad para una primera buena impresión.

"La libertad de prensa no es lo que a ti te de la gana de decir, sino lo que debes decir y no puede ser restringida".

¿Le diría algo a Cynthia Viteri?

Ella era una mujer muy compuesta. Cambió completamente. Yo soy espontánea, así como ves (risas) y también me pongo zapatos tenis.

¿Después de dos divorcios sigue abierta al amor?

No me cierro, jamás hay que decir de esta agua no llevaré.

¿Le apostaría a un tercer matrimonio?

No sé, realmente no he pensado en eso. Estoy enfocada en el tema profesional, si aparece alguien deberá ser muy culto, inteligente y preparado. Y, sobre todo, que tenga mi mismo objetivo, la placidez.

¿Cinco nietos? 

Sí y el mayor estudia la universidad en Europa.

¿Qué tal como abuela? 

Estoy aprendiendo a serlo, porque viví afuera. Mi estadía en Ecuador siempre fue corta por el tema trabajo. Nunca fui verdaderamente abuela porque no estuve con ellos cuando fueron bebés.

¿Le da miedo envejecer?

Hilda y Eduardo

Eduardo Serrano: "Trabajar con Hilda Carrero fue como tocar el cielo"

Leer más

Sí, pero por temas vinculados a la salud mental y las enfermedades. A las arrugas, no, porque existe el bótox y las canas son maravillosas.

¿Mujer de metas cumplidas?

Sí, la mayoría, aún me faltan algunas las hice mal.

¿Qué por ejemplo? 

Administrar mejor, no fui una buena administradora y lo reconozco. Por lo demás. he tenido una excelente vida.

¿Y cómo lo administra ahora? 

Remodelaré mi casa, que ya me la entregaron y quiero hacerme un loft con diseño industrial. Me encanta la decoración étnica y quiero trabajar hasta el día que agonice. Si dejo de hacerlo, envejeceré, enfermaré y moriré.

¿Escribiría sus memorias?

No me lo he propuesto, ni hay interés, con qué objetivo lo haría. Escribir de mi vida me daría pereza.

"Tengo un programa de radio en Majestad, se comunican temas de valor, se transmite en las provincias de Pichincha, Manabí y Esmeraldas. No quiero hablar de políticos, ni política. Mi objetivo es servicio al ciudadano. Se habla de salud, cultura, arte, educación y tecnología".