Rafaella y María Eduarda Gagliardo, endulzando corazones

  Ocio

Rafaella y María Eduarda Gagliardo, endulzando corazones

Son hermanas, quisieron tener su propio negocio de postres y promover una línea healthy.
Es así como nació Majare.

Emprendedoras
.Christian Vinueza // Expreso

Los boletos con la ruta Lima-Guayaquil marcaban el retorno de las guayaquileñas Rafaella y María Eduarda Gagliardo. Tras vivir aproximadamente catorce años en tierras peruanas, en el 2019 decidieron que era momento de virar la página.

Llevaban plan de vuelo, en el que cada una venía con una experiencia diferente para hacerla despegar en su ciudad natal.

Rafaella (25) llegaba con todo el conocimiento de repostería aprendido tanto en Perú como en Francia. María Eduarda (20), en cambio, con el arte como bandera.

El momento parecía oportuno para que estas hermanas fusionaran sus talentos y trabajaran en un concepto de postres ricos, sanos y amigables con el ambiente, bajo el nombre de Majare Bakery.

Andrea Echeverri

Andrea Echeverri dará un show acústico en pos del empoderamiento femenino en Guayaquil

Leer más
Emprendedoras
María Eduarda (izquierda) y Rafaella han logrado que su emprendimiento ofrezca fuentes de empleo a varias mujeres.Christian Vinueza // Expreso

Sus gemelas, su motor

Ya desde el ingreso al taller, se percibe un olor especial. El aroma conduce a una cocina donde se entrelazan los sabores de los postres creados por Rafaella.

Tortas de manjar con dulce de leche, helados healthy, brownie keto (sin azúcar), entre otras delicias, se aprecian al recorrer con la vista.

Ella es una apasionada de lo que hace, de ahí la calidad de todo lo que prepara.

Meses atrás se sumó su hermana María Eduarda quien, luego de certificarse como pastelera, puso también su talento sobre Majare Bakery.

Reconocen que el camino no fue fácil hasta posicionarse en puntos de venta. Y es desde la calidez de su taller que nos van adentrando en su historia.

“A mí siempre me encantó la pastelería. Desde que tenía cinco años experimentaba recetas que mis padres se comían con muchísimo gusto”, recuerda entre risas Rafaella, la mayor.

Cuenta que en la adolescencia viajó con su familia a Perú por motivos laborales de su padre y allá su pasión por la cocina no paró de aumentar. “En cada cumpleaños familiar, yo podía pasar horas en la cocina preparando los dulces y la torta. El cheesecake de oro se volvió desde entonces mi receta estrella”, agrega.

Aunque tenía su camino marcado, Rafaella decidió apuntarse en la carrera de Psicología, pero al poco tiempo se reencontró con su esencia. “Un día llevé una torta de zanahoria para compartir con mis amigos y, de a poco, empezaron a hacerme pedidos. Ahí tomé la decisión de cambiarme a Pastelería”, confiesa.

Empezó en la Universidad San Ignacio de Loyola (Lima), luego hizo una maestría en École Lenôtre, en París, que ofrece cursos de formación avanzada en cocina y pastelería. Complementó con cursos en Le Cordon Bleu en la misma ciudad.

“Al regresar a Perú, trabajé en relación de dependencia. Desde dictando clases a niños hasta jefes en una cafetería. Sin embargo, en esa época, con mi esposo recibimos una sorpresa: estaba embarazada ¡y de gemelas! No dudé en renunciar y me lancé a emprender para manejar mis tiempos. Las niñas fueron mi motor”.

Se fue volcando al Instagram bajo la cuenta Majare (es la unión de las iniciales de los nombres de su familia) y desde entonces ha revolucionado esta red con sus postres.

Hermanas y socias

El 2019 fue el año en que armaron maletas. Rafaella y su esposo decidieron regresar a vivir a Ecuador. Al mismo tiempo, María Eduarda, quien también vivía en Lima, compró su boleto de retorno para reencontrarse con el resto de la familia.

“Estaba ilusionadísima y, a la vez, supernerviosa por empezar mi emprendimiento acá, porque eran clientes nuevos”, recuerda Rafaella.

Pero, como todos, no había planificado que su emprendimiento tendría que sobrevivir a una pandemia... y quedó confinada en la playa. “El único molde que encontré allá fue el de un cheesecake. Así que hice el de oreo y con ese me lancé a vender por delivery”.

Una vez en Guayaquil, María Eduarda se sumó al equipo. “A mí siempre me ha gustado lo artístico y todo lo que tiene que ver con crear con mis manos. Al verla a Rafaella, me empezó a llamar la atención la pastelería y me apunté a un taller”, cuenta.

Es a partir de entonces que se asocian e imponen fuerte la venta de dulces artesanales, además de una línea healthy (opciones veganas, sin azúcar y para intolerantes a la lactosa). “Nos tomó dos meses entre prueba y error, porque queríamos que sea un producto rico y también saludable”, recuerdan.

Al inicio vendían en tiendas multimarcas (alrededor de dieciséis) y tiempo después se les abrió la oportunidad de entrar a puntos de ventas en supermercados. “Pasamos de ser pasteleras a tener que saber de administración, logística y lidiar con proveedores… Pero creemos que el sacrificio valió la pena. Como emprendedoras, fue un logro grande, ya que ahora tenemos más exposición y llegamos a cinco sectores de Guayaquil”, expresa Rafaella. A esto se suman los envíos a nivel nacional, donde Quito y Cuenca son sus principales nichos.

En más o menos un año, han podido crecer y pasar de la cocina del hogar a un taller donde generan empleo a más mujeres. “Hacer todo con amor y no dejarnos vencer por la adversidad como la pandemia o paros es nuestra clave. Queremos seguir endulzando la vida de los demás”, concluyen.

Wendy y Beatriz emprendedoras

Wendy y Beatriz: “Se necesita una crianza resiliente”

Leer más
Emprendedoras
Hermanas y socias.Christian Vinueza // Expreso

¿Tienda Multimarcas o Supermercados?

Rafaella, CEO de Majare Bakery, explica las ventajas de cada uno.

Antes de elegir un punto de venta, explica, hay que ser estratégico. La tienda debe tener clientes con el target al que se quiere llegar.

Supermercados

- La gran ventaja es que se llega a diferentes sectores. Con ello se evita lidiar con el delivery, ya que el cliente tiene la opción de ir al punto de venta más cercano.

- Hay que saber que en estos lugares se entrega la cantidad de productos que ellos fijan, en la fecha y hora indicada. De lo contrario, puede haber una multa.

Tiendas multimarcas

-  Al inicio está bien apuntar a ellas, pues permiten aprender cómo es la logística en las diferentes áreas, entre esas la comercial.

- Las tiendas multimarcas dan la facilidad de poner a la venta el número de productos que uno pueda entregar.