Ocio

Juanita Vallejo: "Quiero que me entierren bailando La pollera colorá"

Quien fuera la señora de ‘la palabra correcta’ y la primera mujer en ocupar la gobernación del guayas, sigue dando guerra.

Juanita Vallejo
Juanita continúa activa en el quehacer político y social.GERARDO MENOSCAL

En este nuevo encuentro con El Cuestionario abordamos a Juanita Vallejo Klaere, la primera mujer que ocupó la gobernación del Guayas, antes de eso destacó como periodista y activista social. En su vida política desempeñó varios cargos. Hoy, quien fuera ‘la señora de la palabra correcta’, está de candidata al Parlamento Andino.

Siempre fue mujer de gestión, le daba igual organizar a los vecinos de Urdesa o el Guasmo.

Mi consigna siempre ha sido que nada nos separe, busquemos los temas de unión y eso es lo que he hecho. La necesidad y la creatividad para sobrevivir.

Quienes fueron niños a inicios de la década de los 80 la recuerdan como la señora de la palabra correcta, ¿cuál es la correcta en este 2021?

Sacrificio. Se necesita entregarse por entero. Si tienes una suma de experiencias, llaves que puedes abrir en el mundo para colaborar, servir y ayudar, debes entregarte por completo y eso implica sacrificio desde un punto de vista, personal y familiar.

Luego de ‘La palabra correcta’ fue tal su popularidad que llegó a disputar la Alcaldía de Guayaquil con Elsa Bucaram, recuerdo un titular de la revista Vistazo luego de las elecciones, Juanita Vallejo: ‘Perder ganando’.

Siempre me las he visto duras. El partido (Izquierda Democrática) tenía aquí una enorme resistencia pero me gustaba la doctrina, es más, me atrevería a decir que la doctrina de la Centro Izquierda es muy parecida a la original del Partido Social Cristiano, la doctrina social de la iglesia. Cuando acepté el reto luego me di cuenta dónde me metí (risas).

La recuerdo con el pulgar siempre hacia arriba.

Siempre arriba. Fue una elección a la que le puse alma, vida y corazón y dando la cara, sin temor a nada.

Si usted hoy se topara frente a frente con doña Elsa Bucaram, ¿qué le diría?

Hágase a un lado que voy a pasar (risas). Recuerdo que en plena campaña caminé hacia donde ella, estaba en la cooperativa Juan Montalvo y le dije: ‘Debate’, puedes creer que se cayó hacia atrás. Asumo que estaba tan recargada de energía que se la proyecté directo. Y claro, al día siguiente montaron un show.

Cuando Rodrigo Borja la anunció como gobernadora del Guayas para su campaña y luego le quitó su respaldo al mes de su posesión. Es cierto que rompió palito con él.

Nunca más lo volví a ver, excepto cuando Abdalá Bucaram fue presidente y hablamos. Yo tengo una muy buena opinión de él como gobernante.

¿Se sintió utilizada?

Creo que no me dejé utilizar. Las cosas se hacen bien o no se hacen.

Pero siempre ha sido de pelea, recuerdo su impasse con la exalcaldesa de Durán.

Le reclamé por la falta de agua y cuando ingresé a su oficina me grabaron y luego...lo que todos vieron.

¿Hoy por hoy, por qué pelea?

Yo no lo llamaría pelea, sino sacrificio, como te lo dije al inicio de esta entrevista. No puedo estar tranquila, es cuestión de temperamento. Tengo un bagaje de experiencia, son recursos que debo poner al servicio de los demás.

Juanita Vallejo
Juanita Vallejo fue la primera mujer en ocupar la gobernación del Guayas.Gerardo Menoscal

Una mujer atractiva como usted, ¿por qué no siguió los pasos de su hermana Alexandra Vallejo, quien fue Miss Ecuador en 1966?

Los concursos en esa época tenían un fin benéfico, de ayuda, y yo siempre estuve activa en esta tradición familiar de servicio. Y yo sí estuve de candidata a Miss Ecuador el año que ganó Margarita Arosemena. Fui también candidata al Yatch Club porque se iba a construir una escuela en el colegio Sagrados Corazones.

Recordamos su paso por televisión.

Una época maravillosa, es la salsa de mi vida, me fascina. El otro día me reía porque me sugerían tener un programa como el de Mirtha Legrand. Hace dos años que vengo detrás de un proyecto de transmisión de valores, que tendría un mayor éxito que La palabra correcta, pero me tontean, pero lo conseguiré porque soy intensa. En Telecentro fui la primera presentadora del noticiero nocturno a las 22:00.

¿Le hubiese gustado ser mamá de un varón?

A mi marido le hubiese gustado, recuerdo que él me decía que como era un machista reformado estaba feliz con sus cuatro hijas.

¿En su casa entonces reinó el matriarcado?

En el hogar de mi mamá. Tenía un poder firmado porque mi padre viajaba mucho y era necesario que ella lo administrara. Recuerdo que cuando él llegaba lo que hacía era preguntarnos ‘¿quién es la mujer más bella del mundo?’ y nosotros gritábamos ‘mi mami’.

¿Usted es mujer de ‘lazos’, de agua virtual o de extraer oro de los celulares?

Soy mujer del corazón de los ecuatorianos, de la esperanza, del 20 que es lo máximo. Tenemos un candidato que es un verdadero estadista.

Juanita Vallejo
Juanita aspira retornar al Parlamento Andino en donde estuvo en 2003.Gerardo Menoscal

PING-PONG

¿Rodrigo Borja?

Buen presidente.

¿Enrique Herrería? 

Silencio absoluto.

¿Alexandra Arce?

Dios me libre.

¿Elsa Bucaram?

En receso.

¿Margarita Roca?

Extraordinaria locutora, mujer de arte.

¿Antonio Hanna? 

Un hombre maravilloso que hizo mal en ir a la Alcaldía de Guayaquil.

¿Xavier Benedetti?

Extraordinario periodista, mi mentor.

¿Guillermo Lasso? 

Buen administrador. 

¿Yaku Pérez?

Visión futurista.

¿Juanita Vallejo?

Corazón.

Juanita Vallejo
En su época de periodista con el ex presidente ecuatoriano, José María Velasco Ibarra.Cortesía

FRASES SUELTAS

“Ya le he dicho a mis hijas que me entierren con la canción La pollera colorá, nada de lágrimas, pura danza”.

“Me he ganado el respeto de los demás, las personas reconocen que he actuado correctamente y eso me abre puertas”.

“La credibilidad no se puede perder por demagogia”.

“Los hombres que crecieron dominando sus pasiones y cimentaron en su sus hijos que a la mujer no se le pega ni con el pétalo de una rosa se han perdido”.

“Uno como padre tiene la obligación de formar a sus hijos. Recuerdo que mis hijas eran unas chiquillas cuando tomaron mi auto sin mi permiso y yo denuncié el hecho a la Comisión de Tránsito para que midan las consecuencias de sus actos . La ley se respeta”.

“A estas alturas no creo que vuelva a enamorarme. Mi esposo murió súbitamente a los 60 años y luego entró a mi vida un caballero que fue alguien muy querido e importante en mi vida”.