El regreso a clases enciende el motor de los expresos en pausa

  Guayaquil

El regreso a clases enciende el motor de los expresos en pausa

Los conductores están listos para iniciar un nuevo año lectivo tras el golpe de la pandemia. Toman medidas para evitar situaciones como las sucedidas en Quito

EXPRESO ESCOLARES (8127429)
Néstor Panchana limpia la parte frontal de su expreso.CHRISTIAN VASCONEZ / expreso

“Gracias a Dios estamos reiniciando nuestras labores (...)”, así agradecía Geovanny Freire a la reactivación de sus actividades tras la disposición que dio el Ministerio de Educación de iniciar el nuevo año lectivo escolar con el 100 % de presencialidad.

Mercado cuatro manzanas

El mercado Cuatro Manzanas, reactivado pero no recuperado

Leer más

Una decisión que ha traído un largo respiro al gremio de los transportistas escolares, uno de los sectores más golpeados por la virtualidad que se impuso, como parte de las medidas de bioseguridad  por la pandemia de la COVID-19.

Desde hace una semana, Freire y el grupo de conductores que brindan servicio a la Unidad Educativa particular bilingüe Ecomundo, encendieron nuevamente los motores de sus unidades para trasladar a decenas de estudiantes, como lo hacían antes de marzo de 2020 que llegó el coronavirus.

“La verdad es que estos dos años han sido fatales para nosotros”, reitera Freire al recordar que debieron sujetarse al pago que les ofrecían en otros sectores para medio comer.

A pocos metros, Enrique Merchán corrobora a su compañero. En los dos años de pandemia, el trabajo que realizaba solo le permitió para la comida y pagar la deuda del carro.

Nosotros también    supervisamos y monitoreamos que el servicio se dé en las mejores condiciones (...), garantizar que esta compañía esté inscrita debidamente, con permisos de ATM...

Raquel Maquilón, rectora de la Unidad Educativa Bilingüe Ecomundo. 

Aunque desde la semana pasada están retomando gradualmente las clases presenciales y mantienen las medidas de bioseguridad, él considera que no están preparados al 100 %. Es más bien por la falta de vehículos y la ausencia de compañeros que fallecieron tras contagiarse del virus.

Pero lo que más les preocupa ahora es la seguridad de los alumnos. Tras la denuncia de una estudiante que acusó al conductor de su expreso escolar de violación, en Quito, ellos también están inquietos por esa situación.

“Nos preocupa mucho eso. Tengo hijas de colegio y no puede ser. Al gremio se lo acusa y no quiero que me apunte”, manifiesta, aunque a renglón seguido asegura que en los 18 años que lleva como transportista escolar no ha tenido ningún problema.

Preocupa mucho lo    que ha ocurrido en Quito, tengo hijas de colegio, no puede ser, al gremio se lo acusa y no quiero que me apunte, pero nunca me ha ocurrido nada.

Enrique Merchán, conductor de expreso escolar

Con 12 años de servicio en la misma actividad, Néstor Panchana también muestra esa preocupación en esta reactivación del gremio. “Vamos de a poco y hay padres de familias como que no están muy confiados en enviar a su representado, pero cumplimos con casi un 100 % en las medidas de bioseguridad, tenemos alcohol, andamos con mascarillas; en el tema de seguridad, no permito que ningún alumno vaya adelante, todos atrás y el respeto como siempre”, dice Panchana al mostrar el protector que ha colocado en la cabina de su expreso para aislar su área de los 11 estudiantes que lleva como pasajeros.

A eso suma la aplicación que la empresa para la que laboran colocó en sus dispositivos móviles para que sean rastreados.

“Tratamos de darle confianza al padre de familia. Primero, el coordinador con el transportista tienen su listado y todo el movimiento del estudiante, adicionalmente estamos contratando un servicio que se llama ‘Mi buseta’, para que el papito identifique y sepa que su niño salió de casa al colegio y el tiempo que lleva, al igual que el retorno”, detalla Elizabeth González, coordinadora de la empresa El Mianki, que cuenta con 144 unidades para Guayaquil y Samborondón. Añade que están retomando todo lo que antes, por ley, cumplían con los estudiantes como, por ejemplo, la presencia de docentes en las unidades a partir del segundo cuarto de básica.

Alza. Aunque enfrentan un alza de gasolina y diésel, el pago mensual de la transportación no ha subido mucho. Apenas cinco dólares al norte o sur.

“Hemos procurado que se cumpla con todos los lineamientos que el Ministerio de Educación dispone”, corrobora  Raquel Maquilón Tapia, rectora de Ecomundo, al sostener que en el tema de expresos escolares hay una corresponsabilidad del colegio, de la empresa que brinda el servicio y de las familias. “Nosotros como plantel somos responsables de asignar a una persona en los expresos de acuerdo a la normativa, cuando en el expreso estén niños hasta cuarto grado, de 9 a 10 años, aproximadamente”, confirma la rectora, a quien deben informar, ya sea de manera diaria o    semanal de cualquier comportamiento o circunstancia, falta de respeto, etc., que atañe con los estudiantes, para poder atenderlo, al igual que los padres de familia.

La reactivación vamos de a poco, hay padres como que no están muy confiados en enviar a su representado (...), en el tema de seguridad, no permito que ningún alumno vaya adelante.

Néstor Panchana, conductor de expreso escolar

Roberto Maldonado, quien labora por más de 40 años para una unidad educativa, asegura que también los han capacitado en temas legales, para mayor seguridad de los estudiantes y de ellos como transportistas. Pero, en general, el retorno a clases presenciales lo mantiene con grandes expectativas. “Es como cuando a un niño le van a dar un juguete”, compara al considerar que, al menos, podrán dormir un poco más por la tranquilidad que eso trae al gremio.